¿Eres de las que habla mal de alguien, o las personas hablan mal de ti?

Soy de esas personas que siempre están pensando en cómo quedar bien con los demás, y caerles bien. Intento arreglar los problemas de todos, procuro que todos estén contentos, y por eso intervengo, muchas veces ofreciendo consejo a quien no tiene ningún interés en escucharlo. Pero he llegado a un punto de la vida en la que he tenido que tomar ciertas decisiones que harán que me sienta mejor conmigo misma.

Pensé lo siguiente:

A pesar de todo lo que hago por los demás, siempre hay quien me critica, algunos incluso me desean algún mal. Pero me he dado cuenta que estar dedicándome a intentar ayudar a los demás, poniendo sus problemas por encima de los míos propios no me hace ningún bien. Está bien tener buen corazón y ayudar a quien nos puede necesitar, pero primero debo arreglarme yo misma. Me he consumido dedicándome a ellos, procurando tenerles contentos, combatiendo sus malas vibraciones, y sin tiempo para mí… He decidido que no me preocuparé más por el qué dirán, ni lo que opinen de mí; si les caigo bien o mal con mi forma de ser, allá ellos. Preocuparse por eso sólo me desgasta, pues me he dado cuenta que haga lo que haga, siempre habrá malos comentarios.

No hay que dejar que las opiniones de los demás nos afecten tanto. Con nuestros hechos, logros, y éxitos tenemos que demostrar que se equivocan. Y aunque no lo vean, qué más da. Los hechos hablarán por sí solos.

Valorada o no, tú sabes lo que vales:

Sigue haciendo las cosas bien, y poco a poco tus logros acallarán sus críticas. Recuerda que de la abundancia del corazón habla la boca. ¿Con qué clases de amigas te rodeas?
Piénsalo.

¿Eres de las que no dice nada? ¡Te felicito!

Con orgullo debes decir: “Yo soy una persona que no tengo porqué hablar mal de nadie, porque para imperfectos, primero yo. Entonces, ¿quién soy yo para opinar lo que hace o deja de hacer la gente?” A veces es mejor callar.

Seré yo misma, pero sin preocuparme por las opiniones:

En este tiempo mío sólo deseo vivir en paz con todos, y ayudar a quien lo necesite. Y si para ello debo hacerle un comentario un tanto incómodo a una persona, lo haré de buenas maneras y con respeto, pues nunca sabemos qué pasa dentro de otros corazones. Pero si lo toman mal, que espero que no, ya no dejaré que me afecte.

Ante la duda, callaré:

Siempre habrá buenas y malas decisiones que tomaremos a lo largo de nuestra vida, pero si ahora eres consciente del daño que pueden causar las palabras, mejor calla; no hay nada más bello que el silencio.

Con el tiempo aprendemos a oír, callar, y pensar antes de hablar.

Aprovecha la vida, sé tú misma:

No desperdicies ni un solo día de tu vida con personas que nunca verán nada bueno en ti. Cada minuto que vives con tristeza es un minuto menos de felicidad. Sal a la calle con tu mejor sonrisa y planta cara a la vida.

© Autor: Shoshan.

Shoshan :Hola amigas, soy Shoshan, mujer y poeta a quien le gusta escribir para los demás... Mi trabajo, mis poesías, cartas y reflexiones las encontrarás en Postales Shoshan. Este sitio, Toda Mujer es Bella, es mi nuevo proyecto, dedicado a nosotras, las mujeres. :-) Espero que disfrutes de esta página.

Utilizamos cookies propios y de terceros