Día Internacional de la Igualdad Salarial

Hoy por hoy, las mujeres estamos bastante molestas con lo poco que se nos reconoce nuestro trabajo por parte de una buena parte de nuestra sociedad. ¿Se han dado cuenta de que sin nosotras el mundo se paraliza? ¿Cómo así que, a pesar de todo lo que hacemos, recibimos tenemos una paga menor? ¡Queremos igualdad salarial!

El 22 de febrero es el Día Internacional de la Igualdad Salarial

Ganamos menos que los hombres:

Una de las cosas con las que las mujeres nunca podemos estar contentas o satisfechas en el ámbito laboral, es que no se nos reconozca económicamente nuestros talentos. A la inmensa mayoría de las mujeres nos privan de ejercer responsabilidades mayores en nuestro trabajo. Y cuando por fin obtenemos los ascensos tan esperados, aunque tengamos cargos similares al de los hombres, nuestro salario rara vez es igual al de ellos.

Se nos limita más:

No sólo eso, sino que, además, tenemos lo que llamamos un “techo de cristal”, que, de forma sencilla de explicar, es que tenemos un límite de hasta dónde podemos llegar… que nunca podremos ser la gerente o la administrativa de alguna gran empresa u ocupar grandes puestos. Trabajamos más y cobramos menos, hacemos más cosas, pero no se nos reconocen, y somos despedidas de manera injustificada cuando peleamos por nuestros derechos.

Y con razón, muchas y miles de mujeres no están contentas, porque aun pudiendo demostrar que son más o mejor que ellos para ocupar puestos de responsabilidad, eso es algo que no se les reconoce, al menos no económicamente.

¡Merecemos igualdad salarial!

Hoy en día la mujer está demostrando sus capacidades intelectuales para incursionar en puestos de alto nivel, altos cargos como: presidenciales, secretarías de estado, senado, cámaras y organismos empresariales, gobernantes, política, educación y cultura, salud, cuadros diplomáticos, moda, espectáculo, turismo, gastronomía, etc. Pero la brecha salarial sigue siendo para la mujer, un impedimento para crecer en muchos países que se dicen igualitarios.

¿Qué está pasando?, ¿Será que la producción de la mujer no vale sólo porque es realizado por una mujer? Y si es así, entonces, ¿para qué se han aprobado las leyes de equidad de género si no se piensan respetar?

¿Por qué ganamos menos, haciendo lo mismo o más?

¿Qué, quién o quiénes se oponen a que la mujer se realice equitativamente en el mercado laboral?, ¿serán las Instituciones Gubernamentales del mundo quienes mantienen abierta la brecha salarial?, ¿Será para hacer crecer más a las grandes empresas? ¿las culturas?, ¿las sociedades?, ¿la iniciativa pública o privada?, ¿los organismos descentralizados? ¿O será el poder y los intereses de unos cuantos que adoptaron como bandera propia la palabra “discriminación”?

¿Y el trabajo en el hogar, no cuenta?

Lo mismo sucede si nos enfocamos en todo lo que sucede dentro del hogar: La inmensa mayoría de las madres de familia trabajan para ayudar al sustento de su hogar. Los esposos tienen mayor salario, trabajan menos horas, y no siempre aportan todo cuanto ganan. La mujer en cambio aporta todo su salario y tiempo, gana menos, y trabaja más. Y es que, aunque pueda tener un trabajo a tiempo parcial que está renumerado, al volver a casa su trabajo continúa, cuidando de los hijos y haciendo quehaceres del hogar… Pese a que la mujer pasa muchas horas trabajando en diferentes y variados sectores, como en la oficina, la fábrica, el hospital, la tienda o el taller, etc.; le pagan muy poco salario, y peor aún: en su casa no le pagan nada, porque es una “obligación” por ser mujer. Madre, esposa etc. y es allí precisamente donde ella trabaja más. ¿Acaso a eso no se llama también brecha salarial?

¿A qué vienen estos salarios machistas?

¿Qué pasa?, ¿es el hombre quien inventó este fenómeno social?, ¿por qué o para qué lo hace?, ¿qué intencionalidad conlleva esa conducta?, ¿cuál es su necesidad de sentirse o percibirse superior? Y mientras decimos esto, la brecha se sigue expandiendo día a día… ¿Se podría romper con esas normas socioculturales?

¡Exijamos igualdad salarial!

Mientras los gobiernos no vean a las mujeres como sus iguales existirá este problema, y como dicen los estadísticos, quizás pasarán 80 años más antes que este gran problema se arregle.

O quizás nunca lo veamos, pero debemos seguir luchando por la igualdad salarial. Tenemos que hacerlo por el bien de nuestras hijas y nietas… Seguir luchando hasta que se nos reconozca nuestro trabajo con la igualdad salarial, eso es lo que debemos hacer mis queridas mujeres.

© Autor: Shoshan

22 de febrero: Día Internacional de la Igualdad Salarial
Día Mundial Contra la Desigualdad Salarial
Equal Pay Day

Shoshan :Hola amigas, soy Shoshan, mujer y poeta a quien le gusta escribir para los demás... Mi trabajo, mis poesías, cartas y reflexiones las encontrarás en Postales Shoshan. Este sitio, Toda Mujer es Bella, es mi nuevo proyecto, dedicado a nosotras, las mujeres. :-) Espero que disfrutes de esta página.

Utilizamos cookies propios y de terceros