Hay que amar sin llegar a estorbar

Cuando se quiere a alguien, queremos darle todo y recibir todo de él… pero a veces, con tanto amor podemos llegar a atosigar y asfixiar.

¿Te has dado cuenta de que es bueno regar las plantas para que crezcan bonitas? Así es, pero también es cierto que si las riegas demasiado, las raíces pueden llegar a estropearse.

¿Por qué empiezo con este pensamiento?

Muchas veces damos tanto que llegamos asfixiar, estropeamos nuestras vidas y lo que están a nuestro alrededor; por ejemplo:

A veces atosigamos y afixiamos con tanto amor:

1. Cuando estamos enamoradas y no sabemos amar nos vamos aniquilando poco a poco: nos ponemos posesivas, acaparamos, no damos libertad, y exigimos mucho. El amor se debe dar sin más y sin tanta presión… sólo amar y punto. 2. Exigimos a nuestros amigos más atención, hasta nos enojamos si se alejan un poco. Eso es querer controlar la vida de otros alrededor nuestro y no está bien; al final lo perderás. Dale alas para volar a todo lo que amas y sólo volverá a ti. 3. No des tanto que llegue abrumar, ni tan poco que no alcance para llenar un espacio que necesita amor y comprensión. Tanto te dan, tanto das. 4. No exijas demasiado de los demás cuando tú misma eres egoísta, debes cambiar de actitud y facilitar la vida para quienes comparten contigo. 5. No hay nada mejor que lograr el equilibrio en la vida, llegar a un punto de ser capaces de incluso sentarse a hablar de algo que les molesta. Hay que apostar por la vida con compromiso y sin tantas condiciones, no exigir más de lo que uno puede dar.

6. Deja libre lo que más quieres o ames, así siempre lo tendrás. Pero si le pones en una jaula, aunque sea de oro, anhelará la libertad y aprovechará la oportunidad de serlo tan pronto se le ofrezca. 7. Cuando tienes una pareja, muchas veces le aprietas tanto que al final se aburre… tal vez no tanto como para dejarte aún, pero lo asfixias al no darle su espacio. 8. Ama con libertad, cuando el amor es verdadero nunca se tiene miedo a tener y conceder libertad. Seguirá contigo porque libremente así lo quiere. No exijas demasiado de los demás cuando tú misma eres egoísta en tus cosas. 9. Aprender a confiar es difícil cuando has tenido malas experiencias, pero no tienes que pensar que todo acabará del mismo modo que antes. De hecho, nada, nadie y ningún día es igual que el otro. 10. No es fácil saber si damos suficiente o si por el contrario damos demasiado. Si estamos ayudando o presionando… hace falta tener diálogo.

Aprendamos a controlarnos:

Debemos entregar amor, porqué eso será la que recibamos de vuelta… pero sin agobios, de forma tranquila y serena. Compruébalo, verás que mientras más sueltes los hilos, más cerca de ti estarán.

Al final, en todo orden de cosas de nuestra estadía en este mundo, es bueno ser generosos, sin llegar a incomodar y atosigar. Aprender de las plantas es inteligente, tienen su tiempo y estaciones… y así, cuando crecen libres se ven maravillosas. Así debe ser nuestra vida.

A reflexionar y ver si lo que damos lo hacemos en la cantidad correcta.

© Autor: Shoshan

Shoshan :Hola amigas, soy Shoshan, mujer y poeta a quien le gusta escribir para los demás... Mi trabajo, mis poesías, cartas y reflexiones las encontrarás en Postales Shoshan. Este sitio, Toda Mujer es Bella, es mi nuevo proyecto, dedicado a nosotras, las mujeres. :-) Espero que disfrutes de esta página.

Utilizamos cookies propios y de terceros