Consejos para olvidar y pasar página

¿Cómo olvidar? ¿Por qué es tan difícil lograrlo?

¿Qué consejo me puedes dar para ayudarme a dejar atrás una mala experiencia, y pasar página de una vez?

Hay cosas que quisiéramos olvidar y dejar atrás:

A veces creemos que las cosas son para siempre, y lo que ahora nos duele siempre nos dolerá; que por mucho tiempo que pase, la herida nunca podrá sanar.  Muchas veces pensamos así, pero recuerda alguna herida de la infancia, alguna vez en la que te caíste al intentar andar, o subiendo a la bicicleta o haciendo algún ejercicio en la clase de gimnasia, o quizás jugando aquellos hermosos juegos de niños… en ese entonces dolía tanto, las rodillas llenas de sangre, la piel violeta, los músculos paralizados… recuerda que hasta le enseñabas a todo mundo la osadía de soportar esa herida en tu cuerpo, “mira, mira, mira” decías, y la gente mayor con menos paciencia te miraba como anhelando tu dolor, incluso con ánimos de canjearlo.

Y ahora lo recuerdas y te ríes, no puedes creer que en aquellos tiempos eso lo considerases un gran problema. Pero hoy haces lo mismo con lo que te sucede, miras la herida y se la muestras a todos esperando compasión, que te den la razón y abracen en el sufrimiento.

Pero ya lo sabes, lo que te duele hoy, mañana sana; todo pasa.

Pero… ¿cómo olvidar?

Es simple: aceptando que esto que te duele, es parte de tu vida. Sea lo que sea, es tuyo: te duele, es tu historia, no sirve negarlo, evadirlo, o postergarlo, porque te pertenece.

¡Deja de darle vueltas!

Olvidar es dejar de poner foco en eso que ahora mismo está doliendo. Deja de recordar los momentos agradables, las promesas, y todo lo que ya con ese amor no harás… pensando en esas cosas es como incrementas tu dolor, piensa en lo que harás de ahora en adelante, en tus proyectos, en tus posibilidades, y sé consciente de que siempre tenemos infinidades de posibilidades para nuestras vidas.

¡Deja pasar las cosas!

No importa cuánto quieras algo o a alguien, cuando la vida anuncia que eso se terminó, es mejor aceptar; porque de lo contrario fuerzas las cosas, y los resultados acaban siendo nefastos.

Por supuesto que olvidar implica aceptar que algo terminó para siempre, y que eso genera dolor, tristeza, vacío… es indispensable que ocurra eso para poder cerrar el ciclo, pero ten fe que ese sufrimiento no es para siempre.

Para olvidar hay que seguir con la vida:

Cuánto más te esfuerces por olvidar más vas a recordar, si continúas andando sin intentar resistirte, al final, la memoria encontrará otros lugares donde posarse y pronto lo que hoy te trae entre angustias y lágrimas será una historia más del pasado de tu vida.

© Autor: Chuchi Gonzalez.

Chuchi Gonzalez. Autor: Chuchi González.  Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Argentina que radica en México. Qué le gusta: pintar al óleo, leer, escribir. Su misión en la vida: comunicar el amor universal.

Utilizamos cookies propios y de terceros