Inicio > Relaciones > 10 señales de que te esfuerzas demasiado en complacer a los demás

10 señales de que te esfuerzas demasiado en complacer a los demás

Hay personas que están demasiado pendientes de hacer felices a los demás, tanto así que no tienen tiempo para sí mismas y no disfrutan de su propia vida, la cual siempre están sacrificando por ellos. Aquí tienes 10 señales que podrían ser tú.

Te esfuerzas demasiado en complacer a los demás si:

1. Te sientes responsable de cómo se sienten los demás:

Eres importante, eres valiosa y una gran persona. Pero no debes sentirte responsable de los sentimientos de los demás, ni siquiera de quienes cuentan contigo. No puedes matarte intentando hacer feliz a otras personas. Tú misma sé feliz, y ojalá que eso ayude para que los demás también lo sean. Cada persona es responsable de sus propios sentimientos, no es tu responsabilidad hacerle feliz a nadie.

2. Siempre estás pidiendo disculpas:

Ya sea porque te sientas culpable, o porque temas que otros te puedan estar acusando de algo, no deberías estar siempre pidiendo disculpas, pues eso sería señal de un problema más grave. Disculparse es bueno, pero estar siempre pidiendo perdón no lo es. Además, eres como eres, y no tienes porqué pedir perdón por ello.

3. Te agobias demasiado con lo que tienes que hacer:

Tu tiempo es tuyo, y puedes invertirlo como quieras. Pero si estás agobiada con tu falta de tiempo porque siempre estás haciendo cosas por los demás, muchas veces cosas que ni siquiera ten han pedido, sino que directamente te has ofrecido a hacerlas… entonces eres una persona que se dedica demasiado en complacer a los demás.

4. Te resulta imposible decir que no:

Siempre dices que sí, no sabes negarte, decirle a los demás que no. Te piden algo y tú lo haces, te hacen una indirecta, y antes de terminar de hablar ya te has ofrecido a ayudar. Lo haces, porque eres así de buenaza… Y si no quieres hacerlo, al final, en lugar de decir que no, que no quieres hacerlo, pones excusas inventadas: “estoy enferma”, “tengo que ir a la oficina”, “tengo que ir al médico”… ¿Por qué te cuesta tanto decir que no? ¿Acaso no puedes?

No les digas que sí a todo

5. Haces como que estás de acuerdo con todo el mundo:

Es una gran habilidad saber escuchar a los demás, incluso cuando no estás de acuerdo. Pero intentar aparentar que estás de acuerdo, cuando en realidad no lo estás, sólo debilita tu personalidad y tus valores. Saber escuchar es bueno, estar de acuerdo con todos, no tanto.

6. Te sientes fatal si alguien se enfada contigo:

Sólo porque alguien se enfadase contigo no quiere decir que hicieses algo malo. El problema está en que, si no puedes soportar que otros se enfaden contigo, al final acabas sacrificando tus valores, ideas y placeres. Eso no es vida.

7. Haces lo que los demás hacen:

Según con quién estés, haces lo uno o lo otro. Por lo general, actúas según el modo de ser de las personas con las que estás. Como si creyendo que así te aceptarán y querrán más. Eso te denigra, te resta personalidad y destruye tu auténtico yo. Sé tú misma, confía en quien eres, en tus gustos, creencias y opiniones.

8. No eres capaz de reconocer que estás dolida:

Es imposible tener una relación sincera si no eres capaz de admitir cuando te sientes dolida. Tienes que aprender a expresarlo, a no guardártelo, a sacar lo que llevas dentro, aunque pueda afectar a los demás. Si, por ejemplo, escondes el hecho de que te sientes dolida, triste, avergonzada o decepcionada, al final, no estás siendo sincera ni contigo misma ni los demás. Eso no es bueno.

9. Necesitas reconocimiento:

¿A quién no le sienta bien que se le reconozca algo que hace? ¿O recibir una alabanza por algo bueno que ha hecho? El problema es necesitarlo, y que, si nadie te agradece lo que has hecho, te puedas sentir infravalorada, ignorada o como que abusan de ti. Siempre es bueno ser agradecidos, pero hacer las cosas esperando que siempre te lo agradezcan no lo es.

10. Haces lo que sea con tal de evitar conflictos:

Es bueno y lógico querer evitar conflictos, pero hacer lo que sea con tal de evitarlos, no. Cuando lo pones todo en el asador con tal de evitar una discusión, un conflicto o un momento tenso, en realidad estás sacrificando aquello en lo que crees, por lo que deberías estar luchando, a veces incluso personas.

© Autor: Matilda B.

No intentes complacer a todo el mundo

Acerca de Matilda B

Durante años una silenciosa lectora de Toda Mujer es Bella, Matilda está llena de intenciones y deseos de ayudar a otras mujeres. Colaboradora invitada.

También te podría gustar

10 consejos inusuales para ser más feliz

Diez ideas de cosas que puedes hacer para ser más feliz. Nada místico, nada de …

Comenta, tu opinión también es valiosa: