Toda Mujer es Bella

Blog de mujeres, revista de mujeres, sitio de mujeres… página de mujeres. Aquí tratamos los temas que a las mujeres nos interesan e importan, con artículos 100% originales, únicos y exclusivos. Lecturas, consejos y reflexiones de calidad para mujeres.

Vísperas de Navidad:

 


Nunca perdamos la esperanza:

Todos los días pueden sorprendernos

«Todos los días Dios nos da un momento en que es posible cambiar todo lo que nos hace infelices. El instante mágico es el momento en que un sí o un no pueden cambiar toda nuestra existencia.»
—Paulo Coelho

Hola amigas, en estas palabras existe una gran verdad. Cuando nuestro día a día se ve afectado con tanto desaliento, tanto pesar, y nada sale como quisiéramos… perdemos la esperanza y lo peor de todo, perdemos la fe. No sólo en nosotras mismas, sino que lo perdemos en Dios, aún cuando sabemos que por muy mal que vayan las cosas Él siempre estará.

No todos los sueños se cumplen

Siempre soñamos con cosas que deseamos, cosas tales como viajar, estar junto a nuestro amor, poder abrazar a personas, tener un coche, una casa, y básicamente cualquier cosa…

¿Pero qué pasa cuando estos sueños no se cumplen?

Cuando nuestros sueños no se hacen realidad nos consolamos diciendo que no era lo que Dios quería para nosotras, o que simplemente hemos tenido mala suerte en la vida…

Si tú lo crees, las cosas podrán cambiar

Hay momentos de la vida en las que nada sale bien, todo va mal, sólo hay sufrimiento y no hay salida a la vista.

Ante una adversidad así, sólo queda la fe, creer que las cosas pueden cambiar, creer en ti misma, en tu capacidad de salir adelante forjando tu propio destino.

Ese pequeño acto de fe puede hacer la diferencia. Cree, ten fe, la vida cambiará si tú lo crees así.

Vivimos con los ojos cerrados

¿Qué hay de bueno en esta vida? ¿Por qué lo pasamos tan mal? ¿Por qué resulta tan poco emocionante el día a día? Vivimos con los ojos cerrados a lo que Dios nos da, y es hora de abrirlos y darnos cuenta de lo privilegiados que somos.

Por mal que estén las cosas, hay esperanza

A veces los sueños se nos rompen, las ilusiones se esfuman, y las cosas van de mal en peor… Pero mientras vivamos, siempre hay esperanza. Por mal que estén las cosas, hay esperanza, el presente está a tu disposición.

Siempre merece la pena intentar alcanzar nuestros sueños… aunque perdamos.

Siempre merece la pena intentar alcanzar nuestros sueños… aunque perdamos.¡Vale la pena arriesgarse!

Dar un paso más, avanzar, buscar, correr, mirar… Nada pierdes cuando te arriesgas en la vida, pero sí puede salirte muy caro abandonar la lucha antes de tiempo. Cuando las cosas valen la pena, el riesgo está justificado.  Merecemos un poco más, un intento más…  al final, nos lo agradeceremos.

Ten paciencia, el amor llegará

Siempre es bueno estar agradecidas por la vida, la salud, familia y amistades… pero a veces quisiéramos más, deseamos más y esperamos más…

Si aún no has encontrado el amor correcto, soñado y esperado… ¿Por qué conformarte con menos? Tu corazón merece lo mejor, aunque para eso tengas que tener más paciencia…

Cómo ser una mujer bella

¡Construyamos un mundo mejor!

¡Construyamos un mundo mejor!Construyamos un mundo mejor.
Es posible, podemos hacerlo.

Si aportamos nuestros pequeños granitos de arena, poco a poco iremos logrando grandes progresos.

No tengamos sólo buenas intenciones, llevémoslas a cabo. Contagiemos a las personas que nos rodean de este optimismo y poco a poco construiremos un mundo mejor, empezando por nuestros propios hogares.


De reflexión:

Mirar con los ojos del corazón

¡Qué diferente sería nuestro mundo si mirásemos con los ojos del corazón!

De ese modo nos daríamos cuenta de que muchas de las cosas que suceden a nuestro alrededor, quizás provocadas por nuestros rencores del pasado, serían suavizados por nuestra forma de ser, y todo lo veríamos desde otra perspectiva, con mucha más bondad, incluso para con quien tanto daño nos hizo.

La pandemia

Esta pandemia, del coronavirus, nos ha llevado a retirarnos y confinarnos en nuestros hogares, diciendo adiós a muchos y echando de menos cosas que dábamos por sentadas… ¿hay alguna buena lección que podamos sacar de esto?


Más para leer: