Familia

Día del Padre: perdonar a papá

¿Ya sabes cómo vas a celebrar a papá? Perdonar a papá puede ser una excelente ida. Este Día del Padre llega en un contexto histórico excepcional. Es una fecha muy importante para celebrar al hombre de la familia, de la casa; al proveedor de recursos y límites; al superhéroe que siempre hace lo imposible para esconder sus debilidades y darnos lo mejor.

Leer…

No soy valorada por mi esposo

No soy valorada por mi esposo

En ocasiones nos enamoramos del hombre perfecto y él de nosotras. Es algo maravilloso… hasta que, en algunos casos, después de un tiempo de estar casadas con él, deja de ser aquel maravilloso hombre que creímos ver.

El príncipe azul te salió rana, o lo que es peor, ahora es un hombre que ni te mira ni te trata bien, siempre está discutiendo y criticando todo cuánto haces o dejas de hacer…

Leer…

La ingratitud de los hijos

A veces los hijos son muy desagradecidos con sus padres, incluso en su etapa adulta, cuando se esperaría de ellos una mayor capacidad de apreciar lo que sus padres hicieron para ellos.

Bien es cierto que hay padres que no han sido ejemplares, pero incluso los mejores padres, los que más han sacrificado por sus hijos, los que más han luchado por darles oportunidades que ellos mismos no tuvieron… también pueden tener hijos muy ingratos.

Leer…

Vuelta al cole: Cuidado con sobrecargar a los niños

A estas alturas nuestras hijas e hijos ya se han establecido en su nueva rutina escolar. Los frenéticos días de preparación (compra de libros, material, ropa, etc.) pasaron y comienza, al fin, la repetitiva rutina que marcará el ritmo de los siguientes nueve meses.

¿Pero cómo será esta rutina? ¿De qué manera viviremos estos largos meses? ¿Será un curso cargado de actividades extraescolares, tareas y quehaceres? ¿Habrá acaso un hueco para la quietud y el descanso?

Leer…

Escuchemos a nuestros hijos

Ser madre no es fácil, exige mucho esfuerzo, tenemos un montón de obligaciones y apenas tenemos tiempo para nosotras mismas. Nuestros hijos son nuestra prioridad, pero aún así muchas veces no lo perciben y sienten que nos dan igual…

Tengamos cuidado de no chantajear a nuestros hijos recordándoles todo cuanto hacemos por ellos y diciéndoles lo privilegiados que son en comparación con lo que nosotras vivimos de niñas… Acerquémonos a ellos, que se sientan amados y comprendidos. Y disfrutemos de ellos, que los hijos son nuestra mayor responsabilidad, pero también nuestra mayor alegría.

Leer…