Inicio > Relaciones > Pareja > 10 motivos por los que los hombres no escuchan

10 motivos por los que los hombres no escuchan

¿Tu pareja, novio o marido no te escucha? ¿Te resulta casi imposible decirle lo que sientes, lo que quieres o necesitas expresar? No estás sola, millones de mujeres en todo el mundo se preguntan por qué sus maridos no escuchan. Aquí tienes 10 motivos por los que no saben escuchar, pero no sólo eso… también 10 formas de intentar solucionarlo.

10 motivos por los que los hombres no escuchan, y 10 soluciones:

1. Tiene la mente en otras cosas:

Lo siento, no es nada personal, pero a veces tu pareja puede tener la mente en otras cosas. Y no seas mal pensada, no tiene por qué estar pensando en otras mujeres. Hay muchas cosas en las que pensar: trabajo, quehaceres, cuentas, horario, fútbol, familia… Puede tener muchas cosas en mente, y si ahora no te presta atención no quiere decir que realmente pase de ti.

Qué hacer: Déjalo para luego, no intentes competir con lo que ahora mismo tiene en mente. Cuando esté preparado te escuchará. Prueba prestarle atención a él, y así tal vez pueda darse cuenta de lo que tú necesitas.

2. Quiere evitar hablar de ciertos temas:

Uno de los motivos por los que los hombres no escuchan, es por querer evitar el tema de conversación. Creen que si no escuchan lograrán evitar el incómodo tema. Si por ejemplo tu pareja olvidó algo importante, intentará evitar la conversación para que no salga el tema y caigan las culpas sobre él.

Qué hacer: Cuando trates conversaciones problemáticas para él, intenta mostrarte comprensiva y no juiciosa. Dale más importancia a lo positivo, y así, hablar de lo que está mal será menos incómodo. Así tendrá menos motivos para evitar hablar del problema.

Las mujeres hablan el doble que los hombres

3. No quiere dejarse llevar por las emociones:

Cuando con sus comentarios está ignorando el problema que le presentas, quitándole gravedad, o incluso riéndose de ello, no te lo tomes a mal. Puede que esté intentando quitarle leña al fuego, no darle demasiada importancia a lo que ve que te preocupa tanto, porque considera que conviene pensar más con la cabeza y menos con el corazón. Puede que tú sientas que el tema es muy serio; pero él lo ve desde otra perspectiva que cree ser más racional, y le parece que no necesitas darle tanta importancia.

Qué hacer: Intenta animarle a ser más comunicativo contigo. Que comprenda que no basta con soltar datos y ya está, que hay que ser comprensivos, no agobiarse tanto con las diferencias, explicar su opinión, pero también escuchando e intentando comprenderte. Y todo ello se puede lograr sin palabras despectivas, eso nunca ayuda.

4. Quiere dejar de hablar y ponerse en acción:

Frecuentemente las mujeres queremos desahogarnos hablando de nuestros problemas. No es que busquemos que nos resuelvan la vida, sólo necesitamos expresar cómo nos sentimos. Los hombres generalmente no son así, por lo que cuando les mencionas un problema creen que lo haces es para que le pongan una solución, ya mismo, cuanto antes. Por eso te ignora o hace callar, porque hablar del problema no resuelve el problema. Él es más práctico, quiere pensar en lo que se tiene que hacer y dejarse de regodearse en los problemas mientras se les busca solución. Le resulta frustrante que hables tanto de un problema cuando él pretende comenzar a sugerirte soluciones a eso que le estás contando. Por eso no te escucha, porque le estás agobiando con problemas a los que quiere dar solución.

Qué hacer: Primeramente, comprende que se agobia con tus problemas porque cree que le estás exigiendo soluciones. Los hombres muestran su cariño arreglando y solucionando cosas. Seguidamente, considera que quizás debas ser más específica en cuanto a qué es lo que quieres. Puesto que, si él necesita solucionar algo, necesita que no lo compliques tanto y le dejes bien claro lo que esperas de él. Si logras ser más concisa te lo agradecerá mucho.

5. Cree ser el único en tener la razón:

A veces los hombres ven todo blanco y negro y no son capaces de distinguir cuando ambas partes pueden tener algo de razón. En realidad, nosotras también podemos ser así. No queremos saber nada que no confirme lo que sabemos que es correcto. A nadie le gusta sentirse cuestionado. Hay diferentes niveles de este problema, pero si sólo te presta atención cuando le das la razón puede ser algo muy difícil de resolver.

Qué hacer: Dile que le quieres, le amas, y esperas lo mejor de él. Y ese “mejor” incluye mejorar su comportamiento y aprender a escuchar a los demás, especialmente a ti que eres la compañera de su vida. Eso sí, recuerda que la responsabilidad de cambiar y madurar es suya, tú no puedes hacerlo por él. Apóyale, hazle sentirse amado y anímale a ser tan bueno como sabes que puede llegar a ser.

6. No le apetece reconfortarte ahora mismo:

No está de humor. Es posible que se muestre distante porque en este momento está agobiado con otros temas, y no le parece ser el momento de ser tu almohada de lágrimas. No es que no le importes, pero considera que no es el momento para eso.

Qué hacer: Primeramente, recuerda que si está contigo es porque te quiere, te ama, y desea lo mejor para ti. Si en este momento te está ignorando, ten paciencia, puede que en unos días la cosa cambie. Todos tenemos nuestros días buenos y malos. No le malinterpretes, aunque te sientas ignorada te sigue queriendo y ya atenderá ese asunto tuyo más tarde.

Nunca me escuchas, sólo oyes lo que quieres

7. Puede que esté enfadado:

No te escucha porque está enfadado, irritado, disgustado con algo… y esas emociones no le dejan escuchar o pensar bien.

Qué hacer: Dale espacio, deja que se calme antes de seguir con el tema. Necesita pensar y tratar con su angustia antes de poder hablar o escuchar.

8. No le gusta ser interrumpido:

En general, los hombres sólo pueden hacer o pensar una cosa a la vez. Si está haciendo algo en concreto, o incluso hablándote de un tema y de repente saltas con otro tema, se siente perdido y puede intentar ignorarte para no olvidarse de lo que te estaba diciendo. Irónicamente, esto también puede llevarle a interrumpirte a ti misma en un tema; no porque no tenga interés en lo que estás diciendo sino porque teme olvidarlo si no lo dice ya mismo.

Qué hacer: Intenta ser paciente y comprensiva cuando le veas ocupado o concentrado en algo. Y dile, de forma amorosa y no preocupante, que cuando acabe con eso necesitas hablar.

9. Puede que siga dándole vueltas al pasado:

El pasado nos persigue, a veces demasiado. Puede que no te escuche porque cuando sale el tema siempre recuerda otra situación que aún le da rabia. Tal vez sea algo que le dijiste un tiempo atrás, o algo que sabe que él hizo mal. Sea como sea, el pasado puede ponerse en el camino.

Qué hacer: Dale tiempo, pero en especial pregúntate si algo del pasado pudiera estar afectando su actitud. Si no quiere escucharte, ¿podría ser por algo que le dijiste tiempo atrás? ¿será que se siente ignorado por algo, ya hora te lo devuelve? Hay que intentar resolver los problemas del pasado antes de intentar resolver los nuevos problemas que van surgiendo.

10. Puede que se sienta atacado por ti:

Puede que ni te percates de ello, pero la forma en la que le estás hablando puede estar bloqueándole, poniéndole a la defensiva. Tal vez sea tu tono de voz, o tu reincidencia en cierto aspecto que le ofende… pero puede bloquearse si se siente atacado por ti.

Qué hacer: Intenta conversar de forma calmada, teniendo cuidado de no herir sentimientos. Por ejemplo, en lugar de decirle que tiene reacciones infantiles, tal vez puedas decirle que te gustaría que actuase y dialogase con la madurez que sabes que tiene el hombre al que amas. Evita ofender, busca expresarte de forma más constructiva. Edifica, no bombardees.

Espero que esto te sea de ayuda para comprender al hombre que tienes a tu lado.
Con mucho amor,

© Autor: Matilda B.

Acerca de Matilda B

Durante años una silenciosa lectora de Toda Mujer es Bella, Matilda está llena de intenciones y deseos de ayudar a otras mujeres. Colaboradora invitada.

También te podría gustar

Cómo escoger un bolso de buena calidad y utilidad

Bolsos demasiado grandes, pequeños, pesados, que nos hacen daño en el hombro, que no entra …

Un comentario

  1. Es increible q mucho del trabajo recaiga en nosotras 🙁 pero es cierto no escuchan y ahora con internet y peliculas peor

Comenta, tu opinión también es valiosa: