Inicio > Sentimientos > Autoestima > La importancia de ser una buena madre contigo misma

La importancia de ser una buena madre contigo misma

Tal vez sea una idea alocada, pero si una mamá es todo amor, cariño y aceptación por sus hijos… ¿No sería buena idea intentar ser como nuestras propias madres? Mejoraría nuestra autoestima, nos amaríamos y aceptaríamos tal  y como somos, ¡maravilloso!

Dentro de cada ser, sin importar el sexo o la preferencia sexual, viven los roles de mamá y papá. Es decir, cada uno tenemos esa figura adentro de nosotros. Mamá representa la capacidad de amar, amarnos, valorarnos y aceptarnos; todo lo logra a través del amor. Papá es la imagen de los límites, del establecimiento de parámetros por medio de los cuales nos regimos, y generamos pautas para el respeto y el auto respeto.

Quiero amarme tanto como si yo fuese mi propia madre

Por eso quisiera que te detengas un rato a reflexionar sobre ¿qué clase de madre has venido siendo contigo misma? ¿una madre guerrera? ¿despreocupada? ¿exigente? ¿sobreprotectora?

Si fueses tu propia madre, ¿qué clase de madre serías?

Si constantemente te críticas, menosprecias, y siempre estás deseando ser otra diferente, entonces malas noticias: eres un madre exigente y sobreprotectora, porque seguramente te invalidas y luego justificas al extremo. Ahí aparecen los excesos, relaciones que soportas porque crees que sola no puedes; permisos alimenticios que te hacen desbordar el peso, entre otros. Crees que no vales y por eso te infravaloras y consientes de una forma excesiva permisiva tóxica permitiéndoles a los demás que hagan contigo lo que sea.

Es cierto que mucho de lo que somos con nosotros mismos, lo somos en relación de cómo nuestros padres fueron con nosotros y ellos a su vez de como nuestros abuelos fueron con sus hijos. Pero también podemos escapar a esa repetición cuando la forma de educarnos emocionalmente está ajena a los intereses de hoy.

No es fácil, ni cosa de un día para el otro, romper cadenas intergeneracionales, sistemas de creencias arraigados a la familia… Pero sí es posible hacerlo con la convicción de que te mereces vivir en armonía y paz. ¿Por qué no habrías de merecerlo?

Así como mi mamá me ama, me amaré yo
Así como mi mamá me ama, me amaré yo a mí misma. Amor de madre, amor propio.

Ser una gran madre contigo misma es fundamental para crear relaciones interpersonales de éxito.  ¿Por qué? Porque la primera regla que mamá enseña es el amor. ¿Quién soy? Soy amor, soy un ser valioso, que merece amor por el hecho de estar vivo, y ese amor emana de mí hacia el mundo; no espero que el mundo me ame, porque el exterior es un espejo, si me amo, el afuera me regresa amor en abundancia.  Implica esta lección la capacidad de aceptar, de dejar de renegar por lo que no soy, no hice, o no fui, o no pude hacer. Aceptar es dejar de vivir en el “hubiera”; en tiempo verbales inexistentes.

Como una buena madre tendrás la capacidad de renunciar a aquellas fuentes de sufrimiento, porque ninguna madre (idealmente hablando) quiere ver sufrir a sus hijos; por lo tanto, frente a situaciones de alta toxicidad si estás en resonancia con tu mamá interior sabrás poner un pie en alto para acabar con eso que te lastima. Terminar con adicciones ya sea de sustancias, objetos o personas.

Te procuraras amor, con pequeños grandes detalles que te hacen sentir viva, alegre, contenta, jovial, movilizada y en conexión con tu universo.

Y por lo tanto le enseñarás a los demás como tratarte, porque lo que te das a ti misma, los otros te lo darán; y si no fuese exactamente así, tendrás las herramientas necesarias para borrón y cuenta nueva.

Ámate como si fueras el bebé de mamá.

© Autor: Chuchi González.

Mejora tu autoestima con amor propio

Acerca de Chuchi Gonzalez.

© Autor: Chuchi González.  Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Argentina que radica en México. Qué le gusta: pintar al óleo, leer, escribir. Su misión en la vida: comunicar el amor universal.

También te podría gustar

Facebook: el destructor de relaciones

Parece que desde que tenemos facebook andamos más pendiente de los demás… y para bien …

Un comentario

  1. leo todo..pero ya soy una mujer grande..y mi mama me deseo la muerte cuando llegue una vez a casa ebria,,,eso me marco mucho…yo tengo hijos..y en ninguna circuntancias..le diria eso,,jamas..
    es mas eso me marco tanto, que si hay alcohol en algun evento…para brindar por algo..no lo hago en publico…pero si a escondidas

Comenta, tu opinión también es valiosa: