Los 5 errores más comunes que cometen las parejas y matrimonios

© | | ,

  •  
  •  
  •  
  •  

Las relaciones no siempre funcionan lo bien que se espera de ellas, las parejas cometen muchos errores, uno tras otro… ¿Cuáles son los errores y equivocaciones más comunes que cometen? Aquí tienes una lista de los top 5.

Todos cometemos errores, incluso las mejores parejas. En ocasiones, sufrimos errores y fallos de los demás que nos causan gran dolor, tras lo cual, le echamos la culpa por hacernos daño, infelices, y la vida imposible. Pero no es nuestra pareja quien realmente nos hace daño, sino nosotras mismas al continuar permitiéndoles tener el poder de causarnos daño cuando ya nos han demostrado que no merecen nuestra confianza.

Pero…

¿Cuáles son los errores más comunes que cometen las parejas?

Estadísticamente y por influencia social, las parejas cometen los siguientes errores en nombre del amor:

1. Confundir amor con dependencia:

Cuando estamos todo el día pegados a nuestra pareja, vibrando al son de su existencia, sin dejar de pensar en él, necesitándole para que nuestras vidas tengan sentido, y cuando nos parece que sentimos el amor más profundo que hemos tenido, la realidad es que confundimos VIVIR COLGADOS DEL OTRO, con el AMOR.

AMAR es amar, no es estar “de-pendiente” del otro.  Amar no implica borrar tu individualidad, cercenar tus gustos, cambiar tus pensamientos, o hacer de cuenta que el mundo entero no existe más por tener pareja. Eso es una aberración. El amor es un sentimiento que fluye desde tu interior, no tiene que ver con la existencia del otro. Tu eres la productora del amor, nace en ti si en ti hay amor. Pero si en ti hay miedo, rechazo, historias de abandono, saldrán de tu interior reclamos, quejas, posesividad, y dependencia. Te colgarás de ese para que no te deje, no te pierda, no lo pierdas, pero inevitablemente te extraviarás en una relación de toxicidad.

El amor es sutil no sufrimiento, es liviandad no carga, es paz no caos.

2. Creer que obedecer es un deber:

Una pareja es par, lateralidad, no jerarquía. Cuando una mujer pide permiso a su pareja para hacer algo, o cuando por ejemplo un hombre pide permiso a su pareja para salir con sus amigos, ya hay un virus en la relación. No están como dos iguales sino en una relación jerárquica, en donde uno tiene el poder y lo usa, y la otra sólo obedece. Con el correr del tiempo, esta pareja tendrá dos representantes fundamentales: una víctima y un victimario. Un verdugo, y una mártir. Un cúmulo de reclamos y resentimiento.

3. Ver al otro como posesión:

“Mi pareja”, “mi esposo”, y “mi mujer”, son expresiones que utilizamos en nuestra sociedad, pero no hay que tomarlo de forma literal como si se tratasen de pertenencias.  Nadie tiene dueño, no puedes creer que posees a tu pareja, o que la persona es tuya. Por lo tanto, no pretendas que tu pareja se sienta obligada a hacerte y darte todo, o que te ame y quiera para siempre sólo porque es su deber. Todas las personas somos individuos libres, y el amor que entregamos lo damos porque así lo sentimos y no porque seamos de nadie. Ni tan siquiera hay que confiarse por tener hijos o matrimonio de muchos años. Procuremos pues, merecernos, día a día, el uno al otro.

Nuestra pareja no es realmente nuestra

 

4. Quedarse en relaciones que no funcionan, sólo por los hijos:

Muchas mujeres se quedan en el matrimonio por los hijos. No quieren dejar a sus hijos sin padres, por eso no se divorcian. Pero hay que entender que el padre de tus hijos siempre será el padre de tus hijos, incluso después de muerto. Y que el divorcio no compete a la familia, sino a la pareja. No dar por finalizada una relación que te está haciendo daño, sólo por el supuesto bienestar de tus hijos, es condenarlos a ser los responsables de tu infelicidad. Además, por otro lado, bien sabes que no es cierto: Te quedas porque te da miedo irte, comenzar una vida sola con tus hijos, miedo a equivocarte, al que dirán, a no saber si podrás, y todo eso es LOABLE, pero no digas que es por los niños, porque, aunque en apariencia es un gesto noble, imagina cómo se han de sentir que por ellos aguantas golpes, infidelidades, maltrato o desamor. Piensa otra vez, si te quedas es sólo por la elección que haces, quizás juzgas que es mejor eso que hacer un cambio, pero no metas a los más débiles en esta elección.

5. Pensar que la permanencia es para siempre:

Ya lo logramos, estamos juntos y será para siempre. Con esa idea, ya no hace falta esforzarse más, las parejas se acaban abandonando a la suerte, no se esfuerzan en llevarse bien, dejan de seducirse, y el amor de pareja pasa a la fraternidad. La pasión sexual disminuye, y el encuentro es una formalidad más. Ambos quedan pegados a un compañerismo que les resulta menos doloroso que afrontar la propia soledad. Todo porque piensan que, pase lo que pase, han de permanecer juntos.

© autor: Chuchi Gonzalez
Copyright 21 agosto 2019, autor: Chuchi Gonzalez – www.TodaMujerEsBella.com

No separarse por los hijos

 

 

 


  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Cómo besar bien, ¡muy bien!

Necesito la ayuda de Dios

Siguiente

2 comentarios en “Los 5 errores más comunes que cometen las parejas y matrimonios”

  1. hola buenas tardes a ver no entendi muy bien en el 2do. error que comentemos una cosa es pedir permiso y otra avisar porque a mi me gusta o gustaba que mi pareja mi dijera hoy en la noche llego tarde porque voy a salir con los del trabajo o avisarle yo a el que hiba a llegar tarde ese es error o es comunicación

  2. estoy contigo Janeth mi esposo y yo nos comunicamos eso no es pedir permiso . el error seria yo hago lo que a mi me da la gana y mi esposo tambien para que nos casamos .ese mi forma de pensar

Comenta, tu opinión también es valiosa: