Cómo juzgar a las personas de forma correcta

© | |

  •  
  •  
  •  
  •  

No deberíamos juzgar a los demás… pero a veces tenemos que hacerlo. ¿Cómo hacerlo correctamente? ¿Cómo juzgar sin prejuzgar? ¿Es siempre malo juzgar a los demás?

Cuando conoces a alguien, ¿eres de las que en seguida les coloca en una categoría? A unos les catalogas como interesantes, a otros como aburridos. Unos son mentirosos, los otros envidiosos… A ciertas personas les juzgas como buenas, a otras malas. Unos son perezosos, otros trabajadores. Personas inteligentes y otras tantas que claramente parecen estúpidas.

¿Cómo juzgar a los demás sin prejuzgar?

Muchas veces nos guiamos por las apariencias, ¡pero cuántas veces nos hemos equivocado por valorar a alguien por cómo luce a primera vista! Demasiado a menudo, caemos en la trampa de juzgar a una persona demasiado precipitadamente.

Porque, ¿de verdad es tan sencillo saber cómo alguien realmente es? ¿Y si te estuvieses equivocando? ¿Y si no todo fuese BLANCO y NEGRO, sino que hubiese cientos de tonos de GRISES…? Nos resulta más cómodo pensar en blanco y negro, pero en la vida raramente encontraremos una línea marcada. Todas las personas tienen sus malos momentos (y sus buenos), pero lo que define el carácter de una persona es la frecuencia de aquellos esos momentos.

Juzgamos a los demás
Juzgar bien: con tiempo

No te juzgo por juzgar:

No me entiendas mal. Es importante juzgar. No podemos vivir la vida aceptando todo lo que nos dicen, sin más. No podemos dar por bueno todo lo que vemos, ni por verdadero todo lo que oímos. Juzgar es nuestra responsabilidad. Juzgar sin caer en prejuicios ni injusticias. Juzgar con sabiduría, con cautela.

Necesitas saber si esa persona que acaba de entrar en tu vida es de fiar. Antes de abrir tu vida a alguien, has de saber si es una persona honesta, responsable, trabajadora, amable, considerada, compasiva, fiel, pacífica, etc. No debes abrir las puertas de tu vida, sin más, a cualquier persona que acabas de conocer porque podrías acabar lamentándolo. Sin embargo, tampoco deberíamos cerrarles la puerta sin darles una oportunidad.

¿CÓMO JUZGAR?

Es sencillo. No puedes precipitarte. El ingrediente principal es el TIEMPO.

Necesitas observar, reservando tus opiniones para después, absteniéndote de formar juicios demasiado rápidos.

OBSERVA LO SIGUIENTE:

  • Cómo trata a las personas de todas las condiciones, sobre todo a los más débiles.
  • Cómo habla de los demás.
  • Cómo reacciona ante los desafíos.
  • Qué emociones experimenta más: enfado, envidia, crítica, desdén… / alegría, amabilidad, comprensión…

Poco a poco, con el tiempo, podrás hacer un juicio justo de cómo es esa persona. El tiempo nos sorprende a todos, a veces para bien, a veces para mal. Mientras tanto, paciencia y mucha cautela.

© Autor: Rebeca Byler.


  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Violencia de género, ¿se puede evitar?

El motivo real por el que nos estancamos en la vida

Siguiente

Comenta, tu opinión también es valiosa: