Inicio > General > Participación > Aprovecha la Navidad para dar felicidad, también recibirás

Aprovecha la Navidad para dar felicidad, también recibirás

Es Navidad, y el año nuevo está ya casi aquí… En estas fechas pensamos mucho en el año que llega a su fin, en lo logrado, lo perdido, y lo que queremos para el próximo año: Cada vez que pienses en las cosas que últimamente te han salido mal, busca en tus recuerdos algo bonito para que los problemas no pesen tanto. Cada vez que te sientas solo, piensa en cada persona que te hizo feliz… mas no pienses por qué se ha ido.

En tu mente hay imágenes y palabras que te haría bien recordar en este momento; búscalas. Si no están ahí, entonces estarán en tu corazón. Podrás encontrarlas.

Que no te falte mi abrazo de Navidad
¿No rechazarás un abrazo navideño, verdad?

Navidad, es un tiempo de celebración en la cual la mayoría de las personas nos damos el permiso de ser felices. En Navidad nos animamos unos a otros a soñar y reír; otros nos permitimos olvidar los problemas, y otros incluso lo tomamos como un tiempo de relajación en la que poder reflexionar. Podrías pasar una mala Navidad, o dejarla pasar sin pena ni gloria… pero también podrías sumarte a la parte positiva de la festividad, e intentar ser feliz, generosa y bondadosa… relajarte un poco y disfrutar de la compañía de los demás. ¿Te sumas?

Navidad es un tiempo idóneo para buscar reconciliaciones, unión y solidaridad los unos con los otros. Son cosas que son buenas todo el año, pero en estas fechas somos más conscientes de ellas. Navidad nos da un pequeño empujón a llevarnos bien con los demás, y a pensar un poco más en ellos que en nuestros propios problemas cotidianos.

Navidad es un tiempo especial, no todo es perfecto ni tiene porqué serlo… pero en medio de un mundo tan convulsionado, nos brinda la oportunidad perfecta para escapar por un instante de la tensión de todos los días. Nos otorga la oportunidad perfecta para experimentar un poco de paz y de dar un poco más de amor. Nos motiva tener detalles con los demás, a hacerles sonreír… y no necesariamente con regalos caros, pues los afectos no se compran, sino a hacer el bien de corazón, porque queremos hacerlo, y porque nos agrada ver que aún podemos aportar algo de alegría a la vida de los demás.

© Autor: Ana María Zaplana
en calidad de Invitada Especial.

También te podría gustar

Ese amigo tuyo que te ama… ¡no es tu hermano!

Hoy quiero hablarte de una mujer que sólo quería amor, siempre estaba en la búsqueda …

Comenta, tu opinión también es valiosa: