Inicio > Salud > Ser saludable, y cómo se consigue

Ser saludable, y cómo se consigue

¿Qué es ser saludable? De alguna forma, ser saludable implica ser amorosa con una misma, porque el modo en que nos tratamos a través de los alimentos, del descanso, el ejercicio y las relaciones… también habla de cómo estamos siendo con nosotras, el amor propio que tenemos y de la autoestima que tenemos.

En este artículo te hablaré acerca de cómo ser saludable, tener una vida sana… con consejos diferentes a las que sueles leer en las revistas femeninas.

Ser saludable:

Es mucho más que comer light o matarse en el gimnasio; es vivir en coherencia emocional: Tomar los alimentos que nos hacen bien y reducir aquellos que aunque nos gustan mucho, sabemos que nos hacen mal. Lo mismo ocurre con el resto de áreas de nuestras vidas, como en nuestras relaciones personales, de pareja, familiares o laborales.

Ser saludable es un modo de estar activas y presentes en nuestra propia historia; de tomar la sartén por el mango y establecer límites precisos desde el amor.

Es saber que tenemos derecho a lo mejor de lo mejor, y que a partir de ello, le daremos al entorno lo mejor.

Sólo siendo mujeres saludables podremos crear un mundo saludable.

Como personas, damos lo que somos: Una naranja da jugo de naranja, una mujer alegre, plena y emprendedora, da a sus seres queridos de su propia energía positiva. Y a su vez, una mujer enojada y frustrada… ¿qué crees que da?

Vivir una vida saludable es amarse a una misma
¿Lechuga y zanahorias para una vida saludable?

Es muy importante comprender que el llamado a tener una vida saludable no debe ser porque esté de moda. No hay que hacer las cosas porque estén de moda; no por moda nos hagamos deportistas, ni vegetarianas, ni veganas… Sino por lo contrario: puesto que nos valoramos y queremos a nosotras mismas, queremos mimarnos con lo mejor, ¿y qué mejor que regalarnos una vida saludable?

¡Te mereces una vida saludable!

Te mereces cosas buenas, y la salud es una de ellas. Salud física, mental, espiritual, emocional, y en todos los sentidos que puedas pensar. Evita el tabaco, el sedentarismo, las relaciones tóxicas, las cosas que te hacen mal en cuerpo o alma… Y aunque suponga un poco de sacrificio, ve a por aquello que te hace bien, como un sencillo ejercicio diario, un rato divertido con buenos amigos o familia, comer fruta, haz aquello que sabes que te hace bien.

Sólo es cuestión de ponernos manos a la obra, de preguntarnos “¿mis hábitos cotidianos son saludables para mi vida?”, y “¿Si yo viese a mi hijo o hija con éstos hábitos que haría?”

Ser saludables se trata de depurarnos y seguir evolucionando, creciendo y aprendiendo lo hermosas que somos.

© Autor: Chuchi González.

 

Acerca de Chuchi Gonzalez.

© Autor: Chuchi González. Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Argentina que radica en México. Qué le gusta: pintar al óleo, leer, escribir. Su misión en la vida: comunicar el amor universal.

También te podría gustar

No es malo tener algo de ego, si aprendemos a controlarlo

Un poco de ego puede incluso ayudarte… pero si tienes demasiado, mal acabarán las cosas. …

Comenta, tu opinión también es valiosa: