Inicio > Sentimientos > Autoestima > Cómo saber si tu autoestima está equilibrada

Cómo saber si tu autoestima está equilibrada

Cree en ti misma, acéptate tal como eres, procura mejorar día a día, y no dudes de lo que puedes lograr. Eres mujer, eres maravillosa, y tu autoestima no sólo debiera ser buena sino también estar equilibrada.

¿Te sientes bien contigo misma?

Muchas veces te reúnes con tus amigas y te sientes contenta, bien contigo misma y con todo ello tal vez llegues a pensar que tu autoestima está equilibrada. Que aquellas cosas que antes alteraban tu vida han desaparecido, que has regresado a tu eje. Quizás tienes la particularidad de escuchar a tus más allegados y compartirles consejos, sugerencias, o te pones como ejemplo porque te siente realmente satisfecha contigo mismo. Sin embargo sentirse bien no implica autoestima equilibrada.

Autoestima: buena o equilibrada
Cómo debe ser tu autoestima

Sentirte bien no implica tener la autoestima equilibrada:

Sentirse bien es sólo sentirse bien. Puedes sentirte bien aún con la autoestima arrastrándola por el piso. Porque el sentimiento es producto de un pensamiento, y la autoestima de la valoración que te das a ti misma. Puedes juzgar que no sirves para nada (autoestima) y sentirte bien porque acabas de pedirle el divorcio a tu pareja que te ignora desde hace un década (sentimiento de alivio por una decisión tomada)

La autoestima es una mirada hacia el interior de una misma, íntima y necesaria, tan profunda que no es afectada por los sentimientos del momento, por el tráfico, por números que no dan, o por los kilos que subiste en vacaciones. Es una valoración que te has venido dando hace tiempo, y que muchas veces a graba tan adentro, que aunque por fuera nos sentimos espléndidas, eventos cotidianos y casi imperceptibles nos muestran que no estamos en equilibrio.

Cómo tener la autoestima equilibrada:

Para estar en equilibrio debemos aprender a ACEPTAR.

¿Aceptar qué cosas? Nuestras capacidades y nuestros errores. Eso sí, sin caer en la falsa modestia, ni buscando excusas.

La clave está en aceptar:

ACEPTAR – sólo aceptar: Cuando no lo hacemos internamente, aparecen los duendes rutinarios de la resistencia que nos indican que algo no nos perdonamos, es decir que algo no ACEPTAMOS de nosotros mismos.

¿Te resistes a aceptar? ¿Crees estar lográndolo pero luego resulta que no?  A veces tenemos lo que podríamos llamar y calificar como “duendes de la resistencia”, que vendrían a ser algo así como pequeñeces pasajeras con rostro de auto-boicot y castigo….

Test de los duendes de resistencia:

Responde simplemente sí o no.

  1. Te pruebas un pantalón y piensas “qué horrible me queda” o pensamientos similares pero haces como si nada, sonríes y te dices que eres GUAPA…
  2. Llegas tarde a ese evento que tanto esperaste durante el año (concierto, conferencia, clase, etc)
  3. Postergas tus sueños por otros (pareja, hijos, jefe, amigos, dinero, tiempo)…
  4. Sigues en pareja porque te da miedo quedarte sola…
  5. Rompes la dieta sistemáticamente, nunca logras bajar esos kilos que traes demás…
  6. Te ocupas de todo… menos de ponerte esa crema de avellana para que tu piel quede tersa.
  7. Amas hacer ejercicio, pero por el trabajo ya no lo haces…
  8. Abandonas lo que empiezas…
  9. Te castigas con el “hubiera hecho esto o aquello”…
  10. Finges lo que sientes, porque no es correcto mostrar tus emociones…

Si en una semana te encuentras haciendo dos o más de estas cosas, incluso repitiendo sólo uno de ellos… tus duendes te están queriendo dar un mensaje…. ¿cuál crees que será? En principio toda esta lista nos muestra que siempre creemos que no lo merecemos o que van primeros los otros, y eso es indicio de una automirada exigente que no acepta errores, y ¿sabes..? Eres humana y por lo tanto los errores forman parte de ti, acéptalo y acéptate tal y como eres. Mereces ser aceptada por ti misma.

¿Qué crees no puedes aceptar de ti misma? ¿Crees que tienes buena autoestima? ¿La tienes equilibrada?

© Autor: Chuchi González.

Acerca de Chuchi Gonzalez.

© Autor: Chuchi González.  Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Argentina que radica en México. Qué le gusta: pintar al óleo, leer, escribir. Su misión en la vida: comunicar el amor universal.

También te podría gustar

Facebook: el destructor de relaciones

Parece que desde que tenemos facebook andamos más pendiente de los demás… y para bien …

Comenta, tu opinión también es valiosa: