Inicio > Relaciones > Familia > Matrimonio sin hijos

Matrimonio sin hijos

La mayoría de las personas piensan que al dar el gran paso hacia el altar, aparte de lograr cumplir el sueño de estar con el amor de sus vidas, será para formar la familia que tanto han anhelado; y eso también significa tener hijos. Vivimos en una sociedad que así te lo impone y lo hace ver como una ley de vida, pero ¿qué pasa cuando todo este ideal de vida no es lo que tú quieres y sueñas?

Que nadie te presione, tener hijos o no tenerlos es decisión de pareja:

Parece que todos pretenden que tengas hijos, es lo que esperan de ti. Peo si por el motivo que fuera no está en tus planes, tal vez incluso llegues a sentirte culpable, culpable por ello, o como un fenómeno frente al mundo. Hay muchas parejas en el mundo que así lo han decidido y viven felices. Lo más importante es estar de acuerdo con tu pareja, y conversarlo antes de unir sus vidas, ya que puede ser que los planes de uno no sean los mismos del otro. Es importante tener una buena comunicación y tener la confianza de expresar tus deseos, sueños y lo que esperas de la vida juntos, teniendo esto claro y en mutuo acuerdo, estará todo bien.

No tiene nada de malo que en vuestros planes de matrimonio o simplemente de estar juntos, no exista el anhelo de tener hijos, ya que supone una responsabilidad para toda la vida. Es un acto de amor que supone un gran sacrificio, pues tienes que dejar de lado muchas cosas que te gustan y que no podrías hacerlas con hijos. Si no estás dispuesta a sacrificar esa parte de tu vida, está bien, es tu propia vida y eres dueña de decidir cómo vivirla. Por ello es importantísimo que tú y tu pareja lo hablen y tengan muy claro, para no tener inconvenientes a futuro, en caso de que alguno de los dos cambie de opinión.

No pienso tener hijos
¿Soy egoísta por no querer tener hijos?

¿Qué pasa si uno de los dos cambia de opinión?

Con el tiempo las personas cambiamos, y nuestras opiniones e ideas también pueden hacerlo. Por eso es posible que después de casarse y haber decidido no tener hijos, cambien de opinión. No hay nada malo en cambiar de opinión, pero si al final resulta que alguno de los dos quiere tener un hijo, deberá asumir las consecuencias en caso que la otra persona mantenga su postura en no quererlo.

Que nadie más decida por ti:

Que no les importe lo que diga el resto de la gente, es verdad que los hijos traen alegría a todo alrededor, sobre todo a los abuelos… Pero aunque suene egoísta, al fin y al cabo eres tú, y solamente tú quién decidirá eso. Eres dueño de tomar tus propias decisiones, ser libre de vivir como quieres respetando al resto. Tu familia será sólo ustedes dos, porque así lo prefieren y así lo decidieron.

Tener hijos también tiene su lado positivo:

Tener hijos es maravilloso: una vez que llegan, iluminan tu vida; pero debemos ser sinceros, que sobre todo nosotras las “mujeres” que tenemos hijos acabamos sacrificando mucho por ellos. Una vez se tiene hijos nuestra vida nunca vuelve a ser la misma. Es algo que supondrá una vida diferente, podría seguir siendo hermosa, pero muy distinta a lo que fuimos alguna vez. Si es algo que te apetece y sientes que tienes la capacidad de entregar todo el amor y tiempo a tus hijos y de corazón, será maravilloso.

No tener hijos también está bien:

No te sientas mal por no querer tener hijos si así eres feliz. Si como matrimonio deciden no tener hijos, disfruten de su elección, pensando en cómo disponer del tiempo, viviendo como les gusta, sin horarios y especialmente sin esa responsabilidad que conlleva tener a una pequeña personita dependiendo de ti. Tener un matrimonio sin hijos está perfecto, no hay nada malo en ello. Sólo hay que saber disfrutar de la vida y sentirse seguros y alegres en la decisión.

No permitas que nadie juzgue tu felicidad, ya que puede ser muy diferente a la del resto.

© Autor: Simona.
en calidad de Invitada Especial.

¿Has escrito algo bueno que crees que podríamos publicar en Toda Mujer es Bella? –¡Envíanoslo, nos gustará leerte!

Acerca de Simona

Me encanta escribir sobre la vida, los problemas, las soluciones, cosas que pude haber vivido o haber querido vivir… plasmar mis letras en artículos que sirvan para mujeres como yo.

También te podría gustar

¿Cómo enfrentar la muerte de un ser querido?

Pocas cosas son más dolorosas que la muerte de un ser querido. ¿Cómo enfrentar ese …

3 comentarios

  1. JOSE A PIZARRO PIZARRO

    El mandato divino es crecer y multiplicarse, pero si la pareja decide no tener hijos esta bien de parte de ellos. Pero es una decisión entre dos personas. Hoy la vida esta un poco fuerte para tener hijos y para vengan a sufrir al mundo es mejor no tenerlos.

    si las cosas mejoran entre ellos y hablan que es momento de tener descendencia pues es divino tener un hijo. Hay muchas alegrías en ello, ver como crecen y maldades que hacen sin razonar. El embarrarse las manos y ver como ellos se ríen es algo que hay que pasarlo.

    Yo procree cuatro varones y estoy muy orgulloso de ellos, pues han salido buenos hijos y respetuosos. Pero eso es otra de las tareas de criar, el como uno le va inculcando las cosas morales de la vida; sin dejar que ellos decidan su manera de ser. Porque ellos también tienen libre albedrío para decidir por ellos mismos..

    Por eso es una decisión muy seria de decidir entre la pareja, no se puede imponer a nadie.
    Gracias a nuestra amiga Evelyn por traernos un tema muy instructivo a nuestra casita.

    • APRECIADO AMIGO JOSÉ A PIZARRO.

      Agradecemos en todo lo que vale tu presencia, en la apertura a nuestro tema que amablemente nos comparte nuestra invitada especial, Evelyn Méndez, a quien se le agradece su colaboración.
      Creo que es una decisión muy personal, si una pareja se pone de acuerdo y los dos deciden no tener descendencia, esa decisión debe ser respetada, aunque nunca faltan las opiniones y hasta criticas, pero lo que siempre he dicho, lo que reamente cuenta, es como cada uno se sienta y si no tener hijos los hace sentirse bien, lo que digan los demás no importa.
      Gracias por tu presencia, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  2. La parte difícil es cuando uno quiere tener hijos y el otro no quiere

Comenta, tu opinión también es valiosa: