Inicio > Sentimientos > Dolor > ¿Vale la pena la venganza?

¿Vale la pena la venganza?

¿Perdonar, olvidar o vengarse? La venganza suele ser el primer instinto, pero no la mejor opción. ¿Qué crees, merece la pega la venganza?

A lo largo de la vida conocemos a mucha gente, muchos de ellos sólo serán personas que pasan por la vida, pero otras muchas de una u otra manera, se quedarán en nuestra vida por un largo tiempo o por siempre.

Personas en quienes aprendemos a confiar se convierten en parte de nosotros; sin embargo, muchas veces la vida nos juega malas pasadas y nos pone frente a frente a circunstancias dolorosas. Situaciones que muchas veces han sido provocadas por las personas a quienes amamos y en quienes hemos puesto nuestra confianza y respeto. Estas personas nos juegan una mala acción, acciones que nos hacen perder toda la confianza en ellos, y que en nuestro interior despiertan resentimientos, rabia y pensamientos negativos en contra de la persona que nos hace daño.

¿PERDONAR, OLVIDAR, O VENGARSE?

Perdonar es el sentimiento más noble, pero el más difícil de alcanzar. El olvido no existe, si acaso, podemos trasladar las ofensas al rincón menos accesible de nuestro corazón; se piensa entonces en la venganza, en el placer de hacer “pagar” con la misma moneda o con una peor a quien nos hizo daño, ¿pero es la venganza una herramienta de la cual deberíamos hacer uso para sentir satisfacción?

¡La venganza siempre parece más atractiva!

El deseo de venganza, nos roba la energía que deberíamos emplear en nosotras mismas para desintoxicar nuestro corazón. Aun así, la rabia, el dolor y el sufrimiento por el daño recibido no nos deja darnos cuenta de que por mucho que deseemos vengarnos, es algo que puede volverse en nuestra contra, porque las cosas no siempre salen como queremos y en el afán de vengarse del ofensor, podría de alguna manera provocar la ruina, ya sea económica o familiar, o una reputación destruida y en casos muy extremos, hasta se puede provocar la muerte del ofensor.

Un caso de la vida real:

Buscando vengarse, una esposa ofendida se enfrentó a la amante de su esposo. La venganza pareció salirle bien, porque tras el altercado, la amante le dejó. Pero el esposo, ofendido y enfadado, se llenó de ira y odio hacia su primera mujer por haberse entrometido en su nueva relación. Así que, de la forma más vengativa, tomó un arma y le disparó. Pero falló el tiro y le dio al niño de 9 años que ambos habían tenido juntos. El niño murió al instante.

La mayor venganza es tener suficiente autoestima como para no necesitar vengarse.
No malgastes tu tiempo y energía en la venganza

El deseo de vengarnos nos deja peor:

A veces es tan grande el deseo de vengar la infidelidad de quien tanto se amó, que la persona que se siente agredida llega a involucrarse en relaciones que tienen el único objetivo y afán de que el otro sienta lo mismo o más. Pero al hacerlo, sin darse cuenta, acaba dañando a personas inocentes, como a los hijos que no tuvieron nada que ver con las acciones de los adultos. Con los deseos de venganza, en lugar de alejar a esa persona que le hizo daño, sólo se consigue continuar teniendo en mente a la persona que hizo daño; y así, se le permite estar siempre presente, alimentando el deseo de venganza.

Es lógico y humano sentir rabia, dolor, y deseos de hacerle daño a la persona que nos ha provocado daño. Pero no es únicamente la infidelidad lo que puede provocar esos sentimientos negativos, pues también hay actos repudiables que pueden venir de la misma familia o de un amigo o amiga muy querida. En los momentos cruciales, no pensamos que por difícil que sea, tal vez lo mejor sería dejar todo en las manos de Dios, pedirle serenidad y mansedumbre para aceptar lo que no podemos cambiar.

Hay mejores opciones que la de la venganza:

La vida se encarga de compensar las buenas acciones, pero también nos pasa la factura de un mal proceder. No nos corresponde a nosotros ser juez, jurado y ejecutor de otro mortal. La mejor venganza debería ser tratar de ser felices para que nos vean felices, para demostrar a otros y a nosotras mismas que sí se puede superar el dolor y que la maldad de otras personas no altera nuestra vida. Démosle paso al “señor Tiempo”, dejemos que haga su trabajo sanando las heridas que tenemos, y permitamos que Dios ponga amor y misericordia en nuestros corazones, para que llegado el día podamos dar el perdón y el olvido.

© Autor: Amanecer cautiva del amor.

Acerca de Amanecer Cautiva del Amor

Comenzó a formar parte del equipo de Toda Mujer es Bella a comienzos del año 2008. Aunque parezca confuso, suele llamarse “Amanecer”, “Dulce”, o “Dulce Amanecer Cautiva del Amor”. Sus numerosos apodos pueden ser reflejo a su deseo de cultivar amistades limpias, sinceras y verdaderas. Amanecer tiene una pasión especial por ayudar a las mujeres necesitadas, encontrando su mayor aporte personal siendo posible a través de la moderación, cuidado de los mensajes de respuesta a los artículos del sitio. Es muy probable que si recibes una respuesta a un comentario lo recibas de ella, pues su corazón y pasión está en ello.

También te podría gustar

Ante la violencia de género, no basta con decir “¡BASTA!”

La violencia de género debe acabar. No basta con decir basta, hay que acabar con …

6 comentarios

  1. JOSE A PIZARRO PIZARRO

    Dulce Amanecer es una amiga muy sincera y pone su corazón en nuestras respuestas. Se le quiere de gratis.

    El tema de hoy es muy interesante porque nos pone a dudar si el perdón, el olvidar y la venganza nos pone en una posición muy amarga. Porque el perdón sin el corazón no es perdonar. El Olvidar nos va a llevar a pensar en esa relación por momentos.

    La venganza es dulce pero duele. Hay veces que tratando de hacer el daño a una persona nos rebota en la misma cara. Desde mi punto de vista no es bueno, porque sabemos que esa persona nos va a estar acechando toda la vida. Vamos a vivir una vida miserable al estar pensando de que manera el esta pensando de devolvernos el favor. Por eso digo que es mejor el perdón entre las tres.

    Mi refrán es si pasaste por el marco de la puerta, jamas lo cruzaras otra vez de nuevo. Ni como amiga o amigo. Digo amigo vale la redundancia de que los amigos a veces nos pegan muy fuerte también Gracias por su valiosa aportación a .Amanecer Cautiva. Las quiero y amo mucho a todas mis amigas de nuestra adorable casita. José

    • APRECIADO AMIGO JOSÉ A PIZARRO.
      Infinitas gracias por llegar, como muchas veces, en primera fila para iniciar este nuestro tema.
      Gracias por tus hermosas palabras, puedes estar seguro que ese cariño es totalmente reciproco.
      La venganza puede ser dulce en su momento, eso no se puede negar, ¿pero qué pasa después de ello? Si de cualquier manera que sea y hagamos lo que hagamos, el dolor por el daño recibido no se va a borrar, creo que mas que pensar en lo que esa persona nos hará a cambio, se hs de sentir cierto remordimiento, especialmente si la venganza hizo mucho más daño.
      Siempre he pensado que existe la ley de compensación, la vida nos pasa la “factura” y muchas veces en partida doble, pienso que no es fácil dejar pasar el daño que otra persona nos hace, pero estoy muy segura, por experiencia propia, que el tiempo y las peticiones a Dios Jehová nos ayuda, no ha olvidar, pero si a aliviar el dolor.
      Si, lamentablemente los amigos/as en quien más hemos puesto nuestra confianza, nos traicionan.

      Gracias mi amigo por tu siempre presencia en nuestro rinconcito de amor.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  2. Hola amiga Dulce Amanecer muy cierto el tema que nos trajiste hoy, me encanta como escribes y que facilidad de palabras tienes siempre las acertadas, tu sabes amiga por lo que yo pase, a pesar del terrible dolor que sentí por que me robaron lo que yo mas quería, bueno a parte de mis hijos, jamas pensé en vengarme pagandole con la misma moneda, porque en el fondo sabia que la que se haría mas daño sería yo y de paso a mis hijos, como tu bien dices, todo hay que dejarlo en manos de Dios, solo él tarde o temprano se encarga de pasarles la factura. Saludos amiga.

    • MI MUY QUERIDA AMIGA ARENA.
      Ni más ni menos mi amiga, conocí tu angustia, pero también conocí tu fuerza y fe en Dios Jehová, el amor a tus hijos y no recuerdo que en algún momento hayas pensado en pagar de la misma forma, porque siempre pensaste en tus hijos.

      Si mi preciosa amiga, he “visto” tu recuperación, como te dije en su momento, dando pasos cortos, pero seguros de que saldrías adelante, gracias por tu siempre presencia en nuestro portal de amor, como dice mi buen amigo José, se te quiere y no debes nada, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  3. hola muy buenas tardes
    efectivamente la venganza es lo más triste que podemos hacer el dolor pasa se perdona dificil pero si se puede perdonar olvidar aunque queramos no olvidamos ni lo bueno ni lo malo pero podemos vivir , pero la venganza para mi no es valida en mi caso llore un tiempo me seque mis lagrimas y me sente a esperar lamentablemente a la persona que me daño en muy poco tiempo ya le esta cobrando la factura de lo que me hizo , pero la verdad hasta el dia de hoy nunca nunca le e deseado algo malo siempre siempre le pido a dios por el. y hasta el día de hoy siempre digo señor dejo mi vida en tus manos tu sabes lo que es mejor para mi.

    asi es que no nos debemos de vengar de nadia absolutamente de nadie bueno eso pienso yo.
    saludos.

    • QUERIDA AMIGA JANETH SALAZAR.
      Como siempre, nos da mucho gusto leerte.
      Ni más ni menos mi amiga, el dolo se alivia, pasa a ser un recuerdo, el olvido no se alcanza, porque siempre he pensado que no podemos borrar nuestra historia, no es de lamentar el regreso de lo que tanto se quiere, pero también es un tiempo que nos puede servir para serenarnos y encontrar la paz interior si desear el mal.
      Creo que no, no vale la pena desearle el mal a otro ser humano, decía mi madre, los deseos buenos o malos, son como la sentencia y esta, es como la procesión que sale de una iglesia, por donde sale entra de nuevo, solo nos queda pedirle a Dios Jehová por esas personas, sacarnos la amargura y las impurezas que pudieron quedar en nuestro corazón, que la otra persona sepa que somos felices, es la mejor venganza.

      Gracias mi amiga por el regalo de tu presencia en nuestro portal de amor, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

Comenta, tu opinión también es valiosa: