Inicio > Relaciones > Pareja > Hay que amar sin llegar a estorbar

Hay que amar sin llegar a estorbar

Cuando se quiere a alguien, queremos darle todo y recibir todo de él… pero a veces, con tanto amor podemos llegar a atosigar y asfixiar.

¿Te has dado cuenta de que es bueno regar las plantas para que crezcan bonitas? Así es, pero también es cierto que si las riegas demasiado, las raíces pueden llegar a estropearse.

¿Por qué empiezo con este pensamiento?

Muchas veces damos tanto que llegamos asfixiar, estropeamos nuestras vidas y lo que están a nuestro alrededor; por ejemplo:

A veces atosigamos y afixiamos con tanto amor:

1. Cuando estamos enamoradas y no sabemos amar nos vamos aniquilando poco a poco: nos ponemos posesivas, acaparamos, no damos libertad, y exigimos mucho. El amor se debe dar sin más y sin tanta presión… sólo amar y punto.

2. Exigimos a nuestros amigos más atención, hasta nos enojamos si se alejan un poco. Eso es querer controlar la vida de otros alrededor nuestro y no está bien; al final lo perderás. Dale alas para volar a todo lo que amas y sólo volverá a ti.

3. No des tanto que llegue abrumar, ni tan poco que no alcance para llenar un espacio que necesita amor y comprensión. Tanto te dan, tanto das.

4. No exijas demasiado de los demás cuando tú misma eres egoísta, debes cambiar de actitud y facilitar la vida para quienes comparten contigo.

5. No hay nada mejor que lograr el equilibrio en la vida, llegar a un punto de ser capaces de incluso sentarse a hablar de algo que les molesta. Hay que apostar por la vida con compromiso y sin tantas condiciones, no exigir más de lo que uno puede dar.

Esto sí que es amor posesivo

6. Deja libre lo que más quieres o ames, así siempre lo tendrás. Pero si le pones en una jaula, aunque sea de oro, anhelará la libertad y aprovechará la oportunidad de serlo tan pronto se le ofrezca.

7. Cuando tienes una pareja, muchas veces le aprietas tanto que al final se aburre… tal vez no tanto como para dejarte aún, pero lo asfixias al no darle su espacio.

8. Ama con libertad, cuando el amor es verdadero nunca se tiene miedo a tener y conceder libertad. Seguirá contigo porque libremente así lo quiere. No exijas demasiado de los demás cuando tú misma eres egoísta en tus cosas.

9. Aprender a confiar es difícil cuando has tenido malas experiencias, pero no tienes que pensar que todo acabará del mismo modo que antes. De hecho, nada, nadie y ningún día es igual que el otro.

10. No es fácil saber si damos suficiente o si por el contrario damos demasiado. Si estamos ayudando o presionando… hace falta tener diálogo.

Demasiado amor atosiga y asfixia

Aprendamos a controlarnos:

Debemos entregar amor, porqué eso será la que recibamos de vuelta… pero sin agobios, de forma tranquila y serena. Compruébalo, verás que mientras más sueltes los hilos, más cerca de ti estarán.

Al final, en todo orden de cosas de nuestra estadía en este mundo, es bueno ser generosos, sin llegar a incomodar y atosigar. Aprender de las plantas es inteligente, tienen su tiempo y estaciones… y así, cuando crecen libres se ven maravillosas. Así debe ser nuestra vida.

A reflexionar y ver si lo que damos lo hacemos en la cantidad correcta.

© Autor: Shoshan

Acerca de Shoshan

Hola amigas, soy Shoshan, mujer y poeta a quien le gusta escribir para los demás... Mi trabajo, mis poesías, cartas y reflexiones las encontrarás en Postales Shoshan. Este sitio, Toda Mujer es Bella, es mi nuevo proyecto, dedicado a nosotras, las mujeres. :-) Espero que disfrutes de esta página.

También te podría gustar

No tengas miedo a escuchar y enfrentar la verdad

A veces tenemos miedo a escuchar la verdad, a enterarnos de algo que podría afectarnos. …

6 comentarios

  1. JOSE A PIZARRO PIZARRO

    Son muy ciertas sus palabras amiga Shoshan, a veces el tanto amar hace que la pareja se aleje de poco a poco. Hay que dar espacio para que la otra persona pueda tener su vida social y personal también sola. Si se empieza a prohibir y estar encima de la persona como la hiedra, se la va a arrancar y seguir su camino.

    A veces se va a una actividad social y el querer estar ahí como es malo también. A veces se siente la necesidad de conversar con nuestros amigos libremente sin que haya que estar escogiendo las palabras. Y si desea bailar con otra persona nada que sea pegado hay que dejar a la persona disfrutar de la actividad. Lo digo por mi aun casado dejaba a mi esposa bailar con mis amigos. Eso si que la confianza tiene que ser mutua, no de un solo lado.

    Gracias a nuestra querida amiga Shoshan por este escrito magnifico. Gracias por la visita a nuestra casita y las amo a todas…José

  2. yo di demasiada libertad al amar; solo recibí migajas del tiempo que le sobraba; aparte de ser un amor a distancia donde nunca hubo una mirada de cerca o un apretón de manos. recibí solo sobras de tiempo en las que un emoji eran mas que suficientes cada semana; cada 15 días..etc. las llamadas telefónicas una vez al mes; cada dos meses y así; tan solo eran por dos o tres minutos….no mas. Hasta que decidí poner punto final después de dos años de vivir y amar así.

  3. mi nombre es Mavel llevaba de casada 20 años y le daba suficiente liberad en eso viaje que el realizada años por años solo el me engañaba con otras lo descubri por un mensaje que vi de que sirvio darle su espacio si el detras de mis espalda me lo hacia ahora estoy pagando el precio de esa libertad que yo le daba un saludo y gracias

    • AMIGA MAVEL, BUENAS TARDES

      Bienvenida a nuestro portal de amor.

      A ver amiga, te diré que el hombre o la mujer que quiere ser infiel, lo va a ser des o no des libertad y siempre lo hará a las espaldas de su pareja, pienso que no estás pagando las consecuencias de haber querido llevar tu matrimonio de la mejor manera, pero si estas pasando por las consecuencias de la infidelidad, las consecuencias de personas que piensan que nunca van a ser descubiertos, debemos mantener presente que ni hombres ni mujeres somos carceleros para dar o quitar libertad, te deséanos lo mejor, gracias por compartir, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  4. Es fundamental comprender que el amor es reciprocidad, para sentirnos amados y apoyados, para no sentirnos abandonados por la persona que está con nosotros en el momento que más la necesitamos, como una enfermedad grave o un grave problema personal de trabajo o de dinero, hay que estar en las malas situaciones, y no desechar tanto como se hace actualmente a la gente fracasada. Porque sin sensibilidad y empatía no puede existir el amor, tenemos que ponernos en la situación de los demás. Cuando nos percatamos que no hay amor compasivo en la relación, si necesitamos que nos cuiden y nos tienen abandonados, las sensaciones que sentimos ante la indiferencia, no es la del despecho o la infidelidad, sino la pura desilusión, de que todo se desvanece y se viene abajo, de que ya da todo igual.

    En el amor es preciso ser incondicional cuando la situación lo requiere. La conmiseración consiste en compartir el dolor ajeno, identificarnos y ponernos en la situación de los demás, y hacerlo nuestro. Cuando las cosas van mal, la mayoría de las veces es porque el amor llega disfrazado de omnipotencia e intentamos imponer nuestras opiniones e ideas al otro, y ese es un grave error. Si hay amor, la obligación por ayudar y proteger a la persona que amamos, nace de nuestro interior sin condiciones, con sosiego, y sin obsesión y sin apego. Cuando el amor se instala en el corazón de una persona, sobran los convencionalismos, las normas sociales, la moral e incluso la virtud. Todo sale con fluidez, sin esforzarse en exceso, y sin necesidad de luchar mucho por ello, con desenvoltura. El amor nos da valor, energía, constancia, disciplina, cuando se ofrece con total sencillez, no existen balanzas para compensar favores, ni cuentas que cobrar ni pagar, y nunca se reclaman compensaciones cuando es sincero.

    El amor completo no se deteriora con el placer del sexo, ni con su extinción, ni tampoco consiste en procurar que esté a gusto el otro a cualquier precio y circunstancia, procurando el bienestar de la persona a la que amamos, que nace de la libertad y el sosiego, es necesario pues para amar estar avezados siempre para el sacrificio, porque el amor se enaltece y se agranda en la renuncia que muchas veces la vida nos obliga a soportar.

    ARTURO KORTÁZAR AZPILIKUETA MARTIKORENA ©

  5. No hay correspondencia en el amor si no existe reciprocidad, si así sucede, hemos dirigido nuestros sentiemientos a la persona no adecuada… Pero no siempre lo que damos debe ser devuelto con exactamente lo mismo, hay muchas formas de dar, es ver si compensa lo que recibes para continuar la relación. Para uno si puede compensar y para otros no porque es muy subjetivo el amor.

Comenta, tu opinión también es valiosa: