Inicio > Autoayuda > Para bien o para mal, tu forma de pensar lo afecta todo

Para bien o para mal, tu forma de pensar lo afecta todo

Nuestra forma de pensar es muy importante; afecta a nuestra vida e incluso la de quienes nos rodean. Según cómo pensemos, nuestro día y entorno será mejor o peor.

Y si tenemos ese poder, ¿por qué no usarlo para tener un mejor día?

Según lo que esperes, así suele acabar siendo:

Imagina cuando te levantas enojada, ¿cómo es tu día?

Francamente, todo sale te mal, desde lo mínimo hasta lo más importante. Sucede así, porque ese mal humor actúa como un imán, atrayendo hacia ti las experiencias negativas que confirman el mal ánimo que sientes.

Por eso es fundamental que empieces a pensar de otra forma. Sé que no es tarea fácil, la mayoría de nosotros, repetimos los mismos pensamientos cada día, y luego nos quejamos de la vida que llevamos. Pero sí es posible hacer pequeños ejercicios para observar en qué modo estamos pensando.

Pregúntate cuál es tu forma de pensar:

Si queremos transformar nuestras vidas, es importante que aprendamos a conocernos a nosotras mismas. Sería conveniente prestar atención especial en cada palabra que decimos, y corregir nuestra forma de hablar y relacionarnos con los demás.

Tu forma de pensar, importa

Deja de pensar de forma negativa, incluso para ti misma:

Si constantemente usamos palabras tóxicas o que simplemente no hacen bien a nadie, ni siquiera a nosotras mismas, al final del día, ¿cómo nos sentiremos? Evitemos decir cosas negativas como “no puedo”, “no sirvo para esto”, “es demasiado difícil, me será imposible”… Tal como creemos que son las cosas, así suelen ser para nosotros mismos, lo hacemos verdad; incluso cuando se trata de cosas negativas que nos llevan a menos. Por eso, es importante darnos cuenta de que muchas de nuestras limitaciones son expresadas desde el temor y el miedo, no necesariamente desde nuestra realidad. Observemos nuestras palabras y críticas hacia nosotras mismas, e intentemos ser más positivas, intentando crear y no destruir.

Piensa que es un juego divertido:

Si lo tomas como un juego resulta algo muy simple: Juguemos a que, a lo largo del día de hoy, digamos solamente cosas bellas sobre nosotras mismas y las personas que nos rodean. Tengamos una mente positiva, por ejemplo, si alguien no nos llama o no nos saluda, no nos ofendamos y lo tomemos como algo personal; imaginemos más bien que se quedó sin batería en el teléfono, que está muy distraído haciendo otras cosas, que no te ha visto, o que simplemente tenía muchas cosas que hacer. Pensar así nos haría mucho mejor que pensar siempre lo peor.

Verás que así, poco a poco el nivel de estrés descenderá y sentirás más plenitud y desahogo en tu vida.

Piensa de forma positiva

Piensa bien y saldrás ganando:

Pensar bien, te hará sentir bien, y además contribuirás a que allí donde estás las cosas estén más armoniosas. ¿Te das cuenta? Con una actitud positiva no sólo beneficias a tu vida y a tu entorno, sino que también a un montón de personas que ni siquiera conoces.

Tus pensamientos importan:

Cada cual aporta su grano de arena a este mundo en el que vivimos, procuremos pues, que nuestro aporte sea positivo y no negativo. Pocas cosas hay que sientan mejor que sentir que estás haciendo una diferencia en este mundo, que importas, y que estás actuando de forma correcta. Pruébalo.

© Autor: Chuchi Gonzalez.

Acerca de Chuchi Gonzalez.

© Autor: Chuchi González. Chuchi es escritora, tallerista motivacional, coach, médico de la risa y Líder en Yoga de la Risa. Argentina que radica en México. Qué le gusta: pintar al óleo, leer, escribir. Su misión en la vida: comunicar el amor universal.

También te podría gustar

No hay heridas de amor, ni amor que hiere

¿Cuántas veces sentiste un dolor desgarrador y profundo? ¿Cuántas veces el enojo cegó tu mirada …

Un comentario

  1. Es verdad, estoy fascinada por este artículo, me ha pasado muchas veces y todo depende de mis pensamientos, gracias miles por hacérmelo recordar.

Comenta, tu opinión también es valiosa: