¿Por qué nos pasan las cosas malas que nos pasan? ¡Auxilio!

© | |

  •  
  •  
  •  
  •  

Si actúo de forma correcta, de buena voluntad, haciendo el bien lo mejor que sé… ¿por qué me suceden cosas malas? ¿Por qué siempre me ocurre lo mismo? ¿Por qué tan mala suerte?

Tengo tanta mala suerte, que...

 

¿Por qué nos ocurren cosas malas a las personas buenas?

La vida no se trata de pasar por aquello que creemos que nos corresponde, sino por lo que tenemos por delante, bueno o malo, sea lo que sea. Gran parte de lo que nos ocurre es consecuencia de nuestro modo de pensar, o por decirlo de otro modo, por todos los pensamientos que arrastramos y llevamos en nuestra mochila emocional.

¿Qué es la mochila emocional?

Aunque es algo abstracto, básicamente se trata del conjunto de emociones, valores, sentimientos, creencias, e interpretación de nuestras experiencias personales. Son cosas que guardamos en nuestro interior y que nos llevan a ser las personas que somos. Nuestra familia y sociedad suele tener una gran cantidad de cosas en nuestras mochilas emocionales, por lo que generalmente, acabamos siendo aquello que se espera de nosotros.

 

 

Acabamos dejándonos llevar por los demás:

¡Aplausos! ¡Gracias a nuestras mochilas emocionales hemos logrado ser como se espera de nosotros! Pero en ese camino de buscar la aceptación, hemos aprendido a guardar y mutilar muchas partes importantes de nosotros mismos. Y eso oculto, sigue en nosotros, pero al no observarlo creemos que las consecuencias de nuestra vida dependen de la mala suerte.

Lo que nos ocurre, suele tener un porqué de trasfondo:

Por ejemplo, imagina una mujer adorable, fiel, compañera, que busca el amor, pero que generalmente sólo encuentra hombres casados. La lógica te hará decir que tiene “mala suerte”, pero si ahondamos un poco más, veremos que esta abnegada y maravillosa mujer, vive sacrificándose por los demás, viendo por todo mundo, incluso dejándose a sí misma para lo último; podemos inferir que detrás de esa conducta está la cuestión de que no se sabe valorar apropiadamente, pues sólo piensa que lo importante no es recibir sino dar, que los demás son más importantes que ella, y que se sentirá feliz cuando los demás también lo estén.

Nuestras vidas están llenas de ejemplos así. Funcionamos así porque creemos que sabemos lo que nos sucede, pero el 90% de las veces nos domina una fuerza inconsciente proveniente de esa mochila que busca abrirse, airearse y llenarse de luz.

 

“¿Por qué me pasa esto, precisamente a mí?”

Por lo tanto, viendo la gran cantidad de experiencias que nos parecen injustas vivir, lo que debiéramos preguntarnos no es “¿por qué me pasa esto a mí?”, sino, “¿para qué?” De este modo, en lugar de vernos como victimas que lo tenemos todo en contra, podríamos aprender de nuestra situación y experiencia.

Hacer siempre lo correcto no garantiza que las cosas vayan a ir bien:

Ni haciendo el bien o el mal garantizamos que vayamos a lograr o no lograr lo que queremos. Incluso te diría que, si nunca haces nada malo, puede que sea porque en tu mochila tienes demasiado reprimida la violencia o la agresividad, pues te educaron para que siempre seas linda y correcta, incluso cuando eso fuese en contra tuyo. Probablemente ves como algo muy criticable a las mujeres que son verbalmente agresivas o que realizan gestos duros… precisamente, porque te son el recuerdo de que a ti no te han permitido defenderte, y eso acaba llevándote a reclamar que la vida no es justa contigo.

¿Mala suerte, dices?

Lo que nos ocurre revela algo sobre nosotros mismos:

Lo que nos acontece en la vida nos habla de nuestra conciencia y forma de pensar. A grandes rasgos deberías hacer este ejercicio:

  • Si me son recurrentemente infieles…
    Preguntar, ¿en qué áreas de mi vida no soy leal? ¿qué cosas me callo? ¿en qué momento dejé de creer en mí?
  • Si mantengo relaciones tóxicas…
    Preguntar, ¿con qué circunstancias o emociones me intoxico generalmente? ¿Qué tan tóxica he estado siendo conmigo misma?
  • Si nunca tengo suerte en el amor…
    Preguntar, ¿con qué creencia quiero tener razón? ¿A quién de la familia juzgo con que no me acepta o ama?

Verás que cambiando las preguntas cambia el mapa de lo que observas…

© Autor: Chuchi Gonzalez.

Copytight © 28 junio 2019, autor: Chuchi Gonzalez – www.TodaMujerEsBella.com


  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Aún no se ha escrito el último capítulo de tu vida

¡Los adioses de nuestra vida!

Siguiente

Comenta, tu opinión también es valiosa: