Momentos dolorosos

© | | ,

  •  
  •  
  •  
  •  

¿Te has preguntado alguna que otra vez, por qué se suceden cosas dolorosas en tu vida? Apuesto, que sí. Imagino que algunas veces cuando estás a punto de tirar la toalla, piensa ¿Por qué? Y no encuentras una respuesta, sin embargo, sigues adelante, y pasada la tormenta, sales airosa de esa situación.

¿Por qué me suceden cosas malas?

Así es la vida, un escenario lleno de actos que o nos agradan y nos desagradan. La vida está colmada de recuerdos y momentos heroicos, románticos, armoniosos… y otros de dolor, sufrimiento, y desencuentros. Sé que algunos de estos parecen durar mucho más que de los primeros, sin embargo, podrías vivir cada día de tu vida sin estos altibajos. Sí, leíste bien: podrías vivir sin ese sufrimiento que muchas veces te atormenta.

Vivir sin sufrir:

La magia de vivir en plenitud y paz no está en lo que sucede, sino en como vives lo que está sucediendo. Si a cada cosa que te resulta incómoda le añades el componente de tu interpretación, -“que mal”, “esto no debería suceder”, “quiero que las cosas sean diferentes”, “no lo puedo aceptar”, “ me niego a perdonar”, “no debería haber ocurrido”, “siempre es lo mismo”, “tengo pésima suerte”… por nombrar solo algunas expresiones que sueles evocar a la hora de la desgracia-, entonces vivirás en el verdadero infierno de las pensamientos que limitan tus posibilidades y emociones que te llevan a estar mal; siendo así, solo podrás encontrar motivos de enojo, frustración y tristeza en la vida. Imagina vivir así toda tu experiencia en este planeta, y también imagina cómo se sentirán las personas que te rodean…  ¿Y cómo serán tus relaciones? ¿Qué salud podrás obtener?

Vivir con agobios constantes:

Seguramente formarás parte de la estadística que vive estresada y toma medicamentos para conciliar algo tan natural como el sueño. Todo tu organismo estará alterado, y con el paso de los años, te sentirás literal como una bolsa de escombro.

Al final hay que darse cuenta de algo, que, aunque no nos agrade algo, aquello que tiene que ocurrir, ocurrirá.

Hay cosas que pasan “porque sí”

¿Para qué aceptar eso?
Para evolucionar.
Para despojarnos
de hábitos emocionales
que nos limitan.

Para florecer.
Para aprender
que la única experiencia real
es el ahora.

¡Pasa de seguir sufriendo!

Cuando te comenté que podemos vivir sin sufrir, me refería a que podemos tomar aquello que no nos gusta de la vida, y simplemente dejarlo pasar. No cuestionar. No indagar. No juzgar. Cuánto más rápido lo dejamos pasar, más pronto se irá. Es así de simple. Todo lo que te duele, lastima más cuando lo racionalizas. Cuando buscas hacerlo encajar a tus creencias. No sirve para estar mejor. Solo te hunde.

Cómo dejar de pasarlo mal:

La única forma de salirte del sufrimiento, es parar la cabeza. Dejar de irte al pasado o al futuro. Disfrutar del presente. Eso no significa “pasarlo bien” … solo significa pasarlo. Eso es el disfrutar la vida, es dejar de cuestionar, de comparar. Si te encuentras en un momento sin empleo, para que eso duela menos, simplemente deja de quejarte, lamentarte te mantiene más tiempo en esa situación, te enferma, te deprime. Sólo ve el momento como lo que es, un momento en el que no tienes un empleo. Nada más. No le agregues que es mala suerte, injusticia, que te lo mereces por insuficiente o que no te lo mereces. Evita la confrontación mental. Sólo ve el momento como lo que es. Esto no generará una fuente de empleo, o tal vez sí, porque lejos de estar condenando tu instante con el estrés, estarás más abierta a adaptarte a la circunstancia. Quizás te pongas más activa, creativa, y veas posibilidades donde antes solo había reclamos.

Relájate, todo lo que pasa queda atrás:

Respira.
Apaga la mente.
Solo ve los hechos.

No agregues creencias ni emociones.
Si te sientes mal, permite salir la emoción,
pero no la juzgues, no te digas
“no debería sentir eso”,
“que vergüenza esto otro…”

Lo que sucede tiene un propósito, sin importar si lo descubres o no, estas expandiendo tu conciencia, estás cada día quitando capas a las memorias que tienes en el subconsciente, como si estuvieras pelando una cebolla, y a medida que eso ocurre, ganas libertad mental, emocional, paz, alegría.

Calla tu mente. Respira.

© Autor: Chuchi Gonzalez.
Copyright © 03 noviembre 2020, autor: Chuchi Gonzalez – www.TodaMujerEsBella.com


  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Los hombres no son tan complicados como parecen

Las mujeres no nacen víctimas

Siguiente

2 comentarios en “Momentos dolorosos”

  1. Muy bueno el tema, es como un refriferio para la vida, para seguir adelante y dejar cosas o situaciones que nos restan atrás.
    Felicitaciones por la publicación de este tema tan importante.
    Gracias.

    Responder

Comenta, tu opinión también es valiosa: