Inicio > Sentimientos > Fe cristiana > Dios te lo ha dado todo para ser feliz

Dios te lo ha dado todo para ser feliz

¿Qué te falta para ser feliz? ¿Cuánto necesitas? A veces la vida es dura y las cosas materiales escasean… pero Dios ya nos dio todo cuanto necesitamos.

¿Qué te falta para ser feliz?

En la vida siempre estamos pensando en lo que tenemos y lo que no tenemos. Parece que toda nuestra vida se resuma en “tener”. Pero, en lugar de pensar en lo que no tienes, ¿te has puesto a pensar en todo lo que sí tienes?, ¿en lo maravillosa que es la vida cuando lo acompañamos de gratitud y amor?

Ser feliz con lo que ya tienes:

Quizás sintamos que tenemos poco, pero ese poco es suficiente para seguir viviendo. Deberíamos cambiar de actitud, cambiar el enfoque, y decir que no nos falta nada. Es mejor tener poco y ser felices, que siempre estar anhelando y esperando tener más cosas materiales en nuestras vidas. Parece que siempre estemos intentando aplazar nuestra felicidad hasta el momento en que obtengamos lo que queremos… pero como somos consumistas, siempre queremos más.

¡Gracias Señor por este nuevo día!

Quizás hoy ni siquiera sea el mejor día, o también puede suceder que pregunten por qué darían gracias a Dios si claramente les falta de todo. Ahí radican nuestros problemas, que lo queremos todo: queremos viajar, comprar y alhajar nuestras casas con lo mejor del mercado. ¿Realmente eso te da satisfacción? ¿Te hace más feliz estar con los armarios a reventar de ropa, con cosas que no necesitas y que nunca usarás? ¿Acaso no hubo un tiempo en el que pensabas que si tuvieses lo que ahora tienes, serías feliz?

¿Por qué siempre sentimos que nos falta algo?

Reflexionemos: ¿Qué nos hace ser tan consumistas?, ¿por qué no estamos contentas con lo poco o lo mucho que tenemos? ¿Por qué, aunque todos los días compremos algo, siempre nos sentimos vacías y como que nos falta algo? No hay alegrías en las cosas palpables, en lo que puedes comprar no hay dicha alguna; mientras más cosas adquieras, más angustiada te encuentras, no hay amor posible en algo que tiene caducidad.

A veces pedimos a Dios por capricho
Señor, confiaré en lo que tú decidas darme

Apreciemos lo que Dios ya nos ha dado:

No tenemos tranquilidad en nuestras vidas y no disfrutamos de lo que Dios nos da cada día. Tal vez no sepamos apreciarlo porque ya lo tenemos y no nos ha costado nada. Nos resulta más fácil apreciar lo que no tenemos. ¿Pero, qué pasaría si el día de mañana, Dios nos libre, nos ocurriese una desgracia y lo perdiésemos todo? Entonces nos daríamos cuenta del valor de lo que ahora tenemos y desearíamos haberlo disfrutado, apreciado y agradecido más. Nos daríamos cuenta que todo lo que tenemos es un regalo de Dios, que nos lo ha dado aun sin merecerlo o apreciarlo.

Aprendamos de los niños, que para ellos cada día es una aventura. Aprendamos también del anciano, que habiendo tenido y gestionado mucho a lo largo de la vida, ahora disfruta de su paseo por la vida con una sonrisa en el rostro.

¿Sientes un vacío interior?

Si sientes que algo de lo aquí comentado te toca, habla, y va por ti, tómalo como signo de que es hora de buscar cosas que no son “materiales”. Busca en Dios, pues es él quien proveerá tus necesidades. Lo que necesitas para llenar ese vacío que sientes no lo podrás encontrar en los viajes, ropa o cosas que compres… ni siquiera en el sofá que te sientas.

Pide a Dios que llene ese vacío:

Deja que nuestro Señor entre a tu vida y sea él quien amueble tu corazón con las bendiciones más ricas de la tierra. Dale permiso para que arregle tu vida, que se lleve ese afán de tenerlo todo, que a fin de cuentas, es algo que sólo provoca deudas y cobros inesperadamente altos en tus tarjetas de crédito; todo eso sólo añade estrés a tu vida de pareja, pues al llegar cada día del sacrificado trabajo, él ve que volviste a gastar más en tus propios caprichos. Abre la puerta de tu corazón para llenarte de cosas que no requieren ser compradas, y para que tu corazón se vea lleno con una vida plena y serena como jamás antes habías conocido.

Sólo Dios nos da mimos que no nos cuestan nada, sólo Él hará florecer la felicidad en tu hogar, y sólo Él podrá traer un bienestar permanente en tu vida. Disfruta de la naturaleza, de los paseos, de la gente, de las caras de los niños, de los animales y de todo lo que el universo contiene… así podrás disfrutar por gracia divina de Dios.

Pide a Dios que te ayude a cambiar:

Únete y di amén a esta oración:
“Señor, aquí estoy, pidiendo cambiar mi vida vacía por una que sólo tú sabrás darme. Hazme digna de ser hija tuya, de llamarte, mi padre y mi Señor. Gracias por acogerme en tus brazos y por hacerme que me sienta plena. ¡Quiero ser feliz con lo que tú decidas darme!”
© Shoshan

© Autor: Shoshan

Acerca de Shoshan

Hola amigas, soy Shoshan, mujer y poeta a quien le gusta escribir para los demás... Mi trabajo, mis poesías, cartas y reflexiones las encontrarás en Postales Shoshan. Este sitio, Toda Mujer es Bella, es mi nuevo proyecto, dedicado a nosotras, las mujeres. :-) Espero que disfrutes de esta página.

También te podría gustar

He tenido que criar a mis hijos sola, pero salí ganando

Cuando mi esposo se fue y me dejó abandonada, sentí que mi mundo no podía …

4 comentarios

  1. José A Pizarro Pizarro

    El nos lo ha dado todo, pero nosotros conforme con todo lo que nos ha dado?
    Esa es la pregunta. El ser humano nunca se ha conformado con lo que tiene siempre desea más y más, por eso no son felices en su vida. Además deseando siempre lo que el vecino tiene.

    Hay que buscar porque son así muchas personas. El motivo viene desde que Jehová dios creo al primer hombre y le dio una pareja, el mundo era muy feliz hasta entonces; pero Dios dijo no es bueno que el hombre este solo y hasta ahí el mundo fue feliz. Después la mujer pario y sus dos primeros hijos al tener los genes de su madre uno de ellos se entrego a al odio.

    El quería ser como su hermano bueno antes los ojos de Jehová dios. Tanto fueron sus deseos por poseer lo que tenia su hermano que lo mato. Aun dios fue bueno con el que lo dejo vivir y aun más no dejo que nadie lo matara. Tan bueno es nuestro Dios que no lo ha dado todo y aun no semos felices con lo que tenemos. Hay que aprender a vivir con poco y pedir a él que nos ponga en nuestros corazones la complacencia de vivir en paz y feliz con lo que tenemos.

    Gracias a nuestra amiga Shoshan por magnifico escrito. Fue muy agradable entrar a su casita hoy y de aprendizaje. Las quiero mucho…José

    • APRECIADO AMIGO JOSÉ A PIZARRO.

      Ni más ni menos mi amigo, estamos siempre deseando más de lo que tenemos o de lo que necesitamos, nos falta mucho por aprender a disfrutar de lo mucho o lo poco que tenemos, para muchas personas es un vacio que no logran llenar, se ve incluso en los grupos familiares, piensan muchas veces que tener el carro del año los satisface y luchan y hasta contraen deudas para lograrlo, creo que lo más importante es sentirnos bien, tratando de ser cada día mejore seres humanos.

      Gracias por tu siempre presencia en nuestro portal de amor.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  2. A mi entender, Dios no te da todo, sino estaríamos hablando de tener todo servido.

    Al nacer recibimos herramientas que nos ayudaran a forjar nuestro destino y lo que no tengamos desarrollado deberemos hacerlo con nuestro esfuerzo.

    De allí el dicho “a Dios rogando y con el mazo dando”…esto significa que nosotros tenemos que poner nuestro esfuerzo, sacar nuestros talentos que no siempre estan tan a la vista.

    Muchas personas no saben a que han venido a la vida y esa es la gran búsqueda interior.
    Cual es mi talento?, para que soy buena?, que me resulta fácil y alegre a la vez?.

    Pero muchas veces al no tenerlo tan claro vamos por la vida de trabajo en trabajo, de carrera en carrera, hasta que nos dedicamos a investigar dentro nuestro cual es nuestro potencial.

    Cuando no estamos haciendo el camino que vinimos a hacer sentimos un vacio interno, soledad, confusión y sentido de pérdida.

    Por eso a veces nos decimos que tenemos “todo” y aún así nos sentimos tristes.

    Es que al no tener ese contacto interno con nuestra esencia y desarrollar la creatividad que traemos, sentimos vacio…vacio de alma…porque hay tanta gente con la droga y la bebida?

    porque estan buscando de tapar ese vacio existencial que tienen…que de paso sea dicho ni la droga ni la bebida va a ayudar a esa conexión que necesitamos con nuestro Yo Superior, o Divinidad o Ser Esencial, como quieran llamarlo.

    La chispa Divina que tenemos dentro nuestro, en nuestra energía, nos guia cuando le pedimos orientación, nos ayuda. Pero hay un largo recorrido para conectarnos con esa chispa Divina, ya que hemos aprendido a creer que Dios esta allí arriba, afuera en algun lado vaya saber donde…
    tenemos que saber pedir y saber esperar, no con la ansiedad sino con la certeza de que lo que pedimos se manifestará en nuestras vidas.

    También hay que ser coherente con lo que se pide. No podemos pedir un millon de dolares para mañana salvo que seamos dueños de una gran empresa…porque la mente no lo cree y por ende no acciona.

    Tenemos que pedir cosas que creamos reales, que sintamos que son posibles. Si tengo problemas de salud, no puedo pedir que mañana ya este perfectamente bien…si, podemos pedir que nuestra salud mejore día a día.

    Dios no te da todo porque no tendria sentido la vida con todo servido, no tendríamos oportunidad de crecer ni de valorar nuestros esfuerzos ni de saber hasta donde podemos.

    Es como darle un titulo de escuela Secundaria a un bebé que nunca curso la escuela y no tiene idea de nada. No lo estamos ayudando a crecer. Dios nos apoya pero el trabajo lo tenemos que hacer nosotros.

    Gracias por la reflexión.
    Bendiciones.

    • que buena reflexión, excelente, muchas gracias por recordarnos que existe un Dios que se preocupa por nosotros, y que sí sabemos pedirle y él sabrá darnos.

      Norma tienes toda la razón, por eso en la biblia dice ayúdate que yo te ayudare.

      Gracias Jehová Dios por la vida, la familia, y todo lo que nos has dado

Comenta, tu opinión también es valiosa: