Inicio > Sentimientos > Recuerdos > El tiempo siempre pasa dejando vacíos en el corazón

El tiempo siempre pasa dejando vacíos en el corazón

Añoranzas, recuerdos, cosas dichas y no dichas, silencios, experiencias, sentimientos y amor… El tiempo siempre pasa dejando mucho atrás.

Con el paso de los años, el cuerpo y el alma se van cansando. Nos duele ver que ya nada es igual, que todo ha cambiado, que nos falta energía, que se nos apagan las risas, y que se nos acaban las ganas de continuar.

Quieras o no, el tiempo siempre pasa:

Nuestros ojos se empañan con lágrimas, y el corazón acaba acongojándose por el amor… Con el tiempo y el transcurrir nos enojamos con la vida, por los muchos problemas que tiene… Sentimos que la vida se vuelve una agonía por ver la forma en que pasan los años…

Y es que así sucede, el transcurrir del tiempo es inevitable. También es inevitable pensar que el día de ayer estábamos llenas de fuerza, fortaleza, remanso, paz y alegría… Pero que hoy en cambio, la curva de la espalda se nos acentúa, caminamos en declive, sin sueños, sin anhelos, sin energías… y duele el alma.

El tiempo trae añoranzas consigo:

Duele la ausencia de pensamientos generosos que reconforten diciéndote que todo está bien. ¡A mí me duele hasta el alma!, me duele el desdén y las ausencias de quienes quisiera tener a mi lado. Duele el saber que se deja para el mañana un abrazo, un beso, o tan sólo un “aquí estoy”, un te quiero quizás no con palabras pero sí con pequeños detalles que la hagan sonreír, ¡Es cierto!, sé que la vida pasa, que el inevitable tiempo va causando estragos en el cuerpo y se van perdiendo muchas cosas… pero incluso así me duele, y le pido a Dios que nos proteja, que nos bendiga, que nos cubra con el manto maravilloso de sus brazos, y que nos llene de su amor…

Cuando echas de menos a quien más amas
Las cosas pequeñas de la vida no son tan pequeñas

No queda más que aceptar el pasado:

Son noches de insomnio, con los ojos abiertos mirando en la oscuridad, pensando, deseando detener el tiempo implacable… pero la vida es así: hoy entregas la vida misma y mañana te vas rezagando en el pasado, en ese ayer en el que fuiste dejando la energía que se desvanece como el viento. Mientras tanto, hoy estás un poco sola, un poco callada, con las sienes de plata, con el rostro ajado por el paso de los años, con la mirada semiperdida, quizás hurgando en el ayer…

Y entre recuerdos pasados, está el amor vivido:

Hoy quizás incluso estés recordando la suavidad de esos brazos que tanto te consintieron y que tanto te amaron. Aquel amor que lo fue todo en tu vida, quizás lo presientes ahí cerquita de ti con los brazos abiertos y te pegue a su pecho dándote esa calidez que sé que has añorado. ¡Cuántos suspiros debes haber dejado salir de tu pecho!, ¡cuánta fragilidad en tu piel y en tu cuerpo!

Todo pasa, pero el corazón permanece:

Hay cosas que quedan sin decir, cosas que no se pudieron expresar, sentimientos que quedaron suspendidos en el aire, y recuerdos de cosas que se sintieron con el corazón, palabras que no llenaron a salir de la boca, sentires que fueron callados… Así es la vida. Sé que la vida pasa, sé que el tiempo inevitablemente pasa… pero el sentir callado se queda intacto en el corazón. Siempre, siempre.

© Autor: Edith Cervera.

Acerca de Edith Cervera

Poeta y escritora, mujer de amor y sentimientos. Secretaria en Escuela Primaria Pdte. Miguel Alemán Valdez y Conductora en la radio Stereo ReE, México.

También te podría gustar

Pensamientos de Navidad

Llegaron las fechas de Navidad y muchos pensamientos vienen a nuestra cabeza. Recuerdos, tanto tiernos …

2 comentarios

  1. Ay Edith Cervera ahora si que mi hiciste llorar con este articulo, cuantas añoranzas, cuantos recuerdos, sueños no cumplidos, palabras no dichas, pero como tu bien lo dices el tiempo pasa y solo queda esos bonitos y/o tristes recuerdos. Saludos amigas.

    • MI MUY QUERIDA AMIGA ARENA.

      Llegaste temprano a este nuestro tema que nos ha traído nuestra amiga Edith Cervera, a quien también le damos las gracias, por su valiosa colaboración.
      Creo mi amiga que cada acontecimiento en la vida, nos deja huellas, las que más tarde de una u otra manera, se hacen presentes en forma de recuerdos, las buenas memorias y las no tan buenas, nos arrancan suspiros, lagrimas algunas veces y una sonrisa, es bueno recordar y darte cuenta de cuánto camino has recorrido hacia la superación emocional.

      El camino no es fácil, pero siempre he pensado que si queremos podemos y las mujeres siempre queremos, mas aun cuando de apoyar y formar a nuestros hijos se trata.

      Gracias mi preciosa amiga por tu presencia en nuestro portal de amor, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

Comenta, tu opinión también es valiosa: