Inicio > Sentimientos > Felicidad > Cinco minutos de vida

Cinco minutos de vida

Cada momento de la vida es valiosa, incluso cinco minutos de vida lo son, especialmente sin son compartidas con personas queridas. Ese pequeño momento tiene un gran valor, y su espera merece la pena, porque tú también lo vales.

Una buena amiga de muchos años me dijo que no dejara de escribir porque consideraba que se me daba bien, y lo cierto es que es algo que me gusta hacer, y unas veces ando más inspirada que otros días… pero hoy es uno de esos días en los que he decidido hacer una reflexión que te quiero invitar a leer:

Cinco minutos de vida

Sólo que en este caso lo voy a llamar “cinco minutos de vida” y se preguntarán amigos y amigas, por qué le llamo así a mi escrito: “CINCO MINUTOS DE VIDA”.

Porque con el pasar de los años, con los daños, con las buenas y malas experiencias de la vida, con los golpes que nos da la vida, acabé apreciando y valorando muchas cosas pequeñas y bonitas en las que antes ni pensaba: Sobre todo, que la vida es un regalo y es prestada, porque nunca sabes si hoy estás y mañana ya no: pues por desgracia se me han ido muchas personas queridas; duele perder seres queridos, unos se nos van muy jóvenes y llenos de vida, y otros por ley de vida, porque la vida es así y hemos de aprender a vivir sin ellos y seguir adelante…

He aprendido a valorar cinco minutos de un café con una persona a la que quieres y con quien puedes reír aunque sólo sea por tonterías… Valoro una mirada que me trasmita calma y paz, valoro la ternura de un niño o de un animal porque son indefensos, y un ten cuidado de mi abuelita porque sé que se preocupa de mí.

Me encantaría tomar un café contigo

Cada día valoro más la vida, porque sigo aquí y porque en el fondo, dentro de mí, todavía existe esa pequeña niña que a veces es rebelde y otras un genio; a veces amorosa y otras ingenua… Valoro la vida porque a día de hoy sigo confiando y dando lo mejor de mí; y sobre todo, porque quiero seguir fuerte y luchadora, creyendo en mis sueños, con ilusiones y ganas de luchar por lo que quiero.

Me doy cuenta que todos nos equivocamos, que los pequeños detalles cuentan muchísimo, que no se debe perder el tiempo… He aprendido que es mejor tener buenos sentimientos y un corazón sincero que tener un buen cuerpo, que lo que importa de verdad es lo que siente nuestro corazón. Me he dado cuenta de que lo que hagas con amor está bien hecho, y que la vida son momentos junto a la familia, amigas, amigos, y gente que de verdad nos quiere y está ahí siempre día a día haciéndonos saber que somos queridos o especiales, personas que están siempre dándonos su cariño. Tengo mucha gratitud y cariño por la gente que hace que la vida valga la pena, a todos ellos mil gracias.

Valoro inmensamente lo simple, como el tiempo que podemos pasar tú y yo tomando un café por la mañana, tarde, noche o cuando tengas un rato, aunque sea de cinco minutos… Me gusta saber que puedo contar contigo: me da fuerza, fe y esperanza para los malos momentos… por eso quiero aprovechar y sonreír cuando las cosas estén bien, porque quiero que lo más grande en mi vida sea el amor y la paciencia, creer que lo imposible puede hacerse posible, y que mientras viva voy a seguir luchando por lo que más quiero.

Cinco minutos contigo

Cinco minutos de vida; un café, una sonrisa, unos ojos que me dan calma y paz… un cigarro y un “hasta pronto, te veré mañana”. Cinco minutos son suficientes para pensar que merece la pena seguir viviendo porque puedo contar contigo. Saber que mañana tendré otros cinco minutos me llena de esperanza, y ojalá fuese mucho más y pudiésemos tener cien años… pero no es así: por eso valoro tanto ese poquito de tiempo.

Cinco minutos… puedes pensar que es poco, pero para mí suponen mucho. Con paciencia e ilusión esperaré a la próxima vez que podamos estar cinco minutos conversando, entre risas o en silencio… Esperar es la parte más difícil, pero merece la pena, porque he aprendido a valorar cada minuto que tengo y recibo, especialmente si son cinco minutos destinados a estar contigo.

© Autor: Ana María Zaplana
en calidad de Invitada Especial.

Puede interesarte otra reflexión de esta autora: Un mal día, una mala semana, un mes horrible.

¿Has escrito algo bueno que crees que podríamos publicar en Toda Mujer es Bella? –¡Envíanoslo, nos gustará leerte!

Acerca de Ana María Zaplana

También te podría gustar

Ese amigo tuyo que te ama… ¡no es tu hermano!

Hoy quiero hablarte de una mujer que sólo quería amor, siempre estaba en la búsqueda …

2 comentarios

  1. hola Ana María muy bonito el tema y muy cierto a veces perdemos esos 5 minutos en otras cosas que no tiene valor alguno , me hiciste recordar a mi papá cada ocho días me decía hija gustas un café y siempre solía yo contestarle no pá yo solo tomo café en la oficina y sabes porque nunca me senté a tomar un café con El por hacer la limpieza de la casa nunca nunca lo disfrute con el y no lo disfrutaba con nadie pero ahora por todo lo bueno y lo malo que e tenido en mi vida estos últimos años quien me invita un café con gusto lo acepto y me encanta ofrecer un café y que me lo acepten aunque solo sea unos minutos de verdad. se disfruta mucho estar unos minutos de calidad con las personas que quieres y te quieren

    mil gracias por Recordarme hoy a mi papá por su taza de café y su cigarro que nunca disfrute con el los 18 años que vivió conmigo.

    • MI QUERIDA AMIGA JANETH, BUENOS DÍAS.

      Nos da gusto leerte.
      Creo mi amiga que de una u otra manera o con el pretexto que sea, hemos desperdiciado esos “5 minutos” lo bueno es que tarde o temprano, nos damos cuenta y muchas veces nos da tiempo para rectificar y disfrutamos esos cinco minutos, aunque sea que nos los dediquemos a sí mismas, por aquello que siempre se dice que más vale calidad y no cantidad.
      En medio de tantas ocupaciones, es siempre bueno dedicar unos segundos o minutos en decir ese “te amo” a nuestros seres queridos, tomando en cuenta que lo imprevisto puede llegar y no tener la oportunidad nunca más, gracias m querida amiga por tu siempre presencia en nuestro portal de amor, te esperamos.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

Comenta, tu opinión también es valiosa: