aprender

Cuándo sé que comienzo a madurar

Cuando ya no tengo dudas de mí misma, cuando paso por la vida segura de quien soy y lo que hago, cuando mis pasos me llevan al lugar que quiero, cuando ya no lloro por cosas pequeñas, cuando mi vida empieza tener sentido, cuando ya no dudo de lo que soy capaz… entonces sé que he madurado.

Leer…Cuándo sé que comienzo a madurar

Cosas que aprendemos a medida que pasan los años

A medida que pasan los años descubrimos que si tan sólo los seres humanos lucháramos para ser personas de bien, con grandeza en el corazón y el alma, este mundo que nos trae de cabeza, sería mucho mejor.

También he aprendido que damos valor a lo que no lo tiene, y las cosas importantes las dejamos de lado. La vida te enseña que no es mejor persona el que todo lo tiene, sino el que es bondadoso de corazón. Todos buscamos ser amados y apreciados, y al no conseguirlo caemos en el error de comprar el cariño de los demás.

Leer…Cosas que aprendemos a medida que pasan los años

Al madurar cambiamos nuestro modo de reaccionar

Al madurar cambiamos nuestro modo de reaccionar

A veces llega un punto en la vida en la que, sucediéndonos las mismas o parecidas cosas a antes, no reaccionamos de la misma manera. Tal vez nos sorprenda, pero miramos en nuestro interior y vemos que algo ha cambiado, ya no reaccionamos de la misma manera. Ese cambio no es la edad sino la madurez, la toma de conciencia, o el plantearnos con honestidad, hacia dónde queremos dirigir nuestros pasos.

Leer…Al madurar cambiamos nuestro modo de reaccionar

Madurar no es envejecer

Muchas personas creen que madurar es un proceso que ocurre con el paso de los años (con la llegada de las primeras canas, arrugas, nietos y dolores musculares).

Sin embargo, “madurar” no pertenece al ciclo biológico de envejecer.

Envejecer es una realidad que escapa de nuestras manos, y madurar es elegir hacernos sanas y fuertes emocionalmente.

Leer…Madurar no es envejecer

Reconocer tus errores te libera de ellos

Reconocer tus errores te libera de ellosEs normal cometer errores, todo el mundo los comete. Aun así, tendemos a intentar taparlos, ocultarlos y negarlos…

Cuando ocultamos nuestros errores creamos cadenas que nos aprisionan. Si somos capaces de aceptar nuestros propios errores, seremos más libres, maduras y admirables. Una mujer admirable no oculta sus errores: los asume como propios y aprende de ellos.

Leer…Reconocer tus errores te libera de ellos

¿He fracasado o soy una fracasada?

¿He fracasado o soy una fracasada?Parece inevitable sentirse fracasada al menos una vez en la vida. Todo nos va mal, todo nos sale mal, en todo fracasamos y perdemos la esperanza.

Pero cada fracaso puede ser clave de nuestro éxito. Cada vez que fracasamos es una nueva oportunidad de aprender, mejorar y adaptarnos. Si sientes que en todo has fracasado, dispones de mucho material para aprender a convertirte en la mujer de éxito que mereces ser.

No, no somos fracasadas, somos mujeres que caemos, nos levantamos, adaptamos y logramos aquello que nos proponemos.

Leer…¿He fracasado o soy una fracasada?

¡Felicítate por tus buenos errores!

¡Felicítate por tus buenos errores!Es inevitable cometer errores, es parte de la vida: por mucho que intentemos evitarlo, los cometeremos.

¡Pero qué bueno es cometerlos! Gracias a nuestra gran capacidad de aprender de los errores podemos ser mejores día a día.

Los errores nos pueden enseñar en qué podemos mejorar y a vivir de forma más sensata. Algo bueno se puede sacar de ello… hagámoslo.

Leer…¡Felicítate por tus buenos errores!

Aprendí de tu amor, ahora te dejo atrás

Aprendí de tu amor, ahora te dejo atrásNo todas las relaciones de pareja tienen el final deseado, muchas veces la relación se rompe dejándonos un sabor agridulce.

Al romperse la relación sufrimos, lloramos y quisiéramos borrarlo de nuestra historia… Pero podemos hacer mejor que eso, las mujeres tenemos la capacidad de reflexionar y aprender de lo vivido para seguir madurando en el amor y en aquello que más nos conviene para nuestro futuro.

Leer…Aprendí de tu amor, ahora te dejo atrás

¡Siempre he sido así y no voy a cambiar!

¡Siempre he sido así y no voy a cambiar!“No pienso cambiar, siempre he sido así, y así se me debe querer. Si no te gusta, te aguantas”.

Debemos aceptarnos unos a otros tal como somos, no podemos pretender cambiar a los demás… pero podemos cambiarnos nosotras mismas, y debemos.

No somos piedras inmóviles, somos mujeres, tenemos capacidad de aprendizaje y de maduración. Si nos lo proponemos, siempre podemos cambiar y mejorar.

Leer…¡Siempre he sido así y no voy a cambiar!