niña

El precio a pagar por ser la primogénita

El precio a pagar por ser la primogénita Te suena la frase de:
“¿Por qué todo yo?”

Ser la primogénita de la familia es, en muchas ocasiones una responsabilidad muy grande que nuestros padres delegan sobre nosotras, no precisamente por que no nos amen, sino porque las necesidades de una familia numerosa requieren que ambos padres salgan diariamente a buscar el sustento para su prole.

Leer…El precio a pagar por ser la primogénita

El peligro de la promiscuidad

El peligro de la promiscuidad

Por mucho tiempo se ha hablado de “la revolución sexual”. Para ser más exactos, desde los años sesenta.

Desde la tal llamada “era del rock” el sexo entre jóvenes se practica liberalmente, dándole poca o nula importancia  a lo que hasta entonces se consideraba como “normal”. Las relaciones sexuales prematrimoniales se convirtieron en lo normal, y hoy día el sexo ya no tiene el sentido «prohibido» que una vez tuvo.

Leer…El peligro de la promiscuidad

El dolor de una abuela

El dolor de una abuela. Amigas queridas, este tema va enfocado hacia el dolor, la angustia y la impotencia que algunas abuelitas jóvenes y no tan jóvenes están atravesando, con el ánimo de reflejarnos fielmente en su pellejo y ver de qué manera pudiéramos orientar a una abuela en especial, que hoy con lágrimas en sus ojos, un nudo en su garganta y su corazón destrozado, tocó a nuestra puerta para solicitarnos orientación en medio de una crisis emocional bastante fuerte.

Leer…El dolor de una abuela

Mi hijo es hiperactivo, ¿qué puedo hacer?

Una de las cualidades principales de una mujer es LA PACIENCIA, pero cuando hemos gestado y traído al mundo a un hijo hiperactivo, que nos rebasa en todos sus actos y nos desarma con sus muy bien sustentadas bases para rebelarse y reclamar algo, suele ser devastador.

Es tan elevado y marcado su activismo incansable, su indisciplina y sus exigencias, que para una mujer que no ejerce la tolerancia y la paciencia, significa el acabose o el desastre total.

Leer…Mi hijo es hiperactivo, ¿qué puedo hacer?