Inicio > Autoayuda > Pedimos a Dios, y reclamamos por lo que no nos da, ¿qué falla?

Pedimos a Dios, y reclamamos por lo que no nos da, ¿qué falla?

A veces nos impacientamos con Dios porque no nos da lo que le pedimos… pero eso mismo que esperamos de él, es algo que nosotras mismas debiéramos intentar lograr, pues Dios nos ha dado capacidad para luchar por nuestros sueños.

¿Por qué le achacamos la culpa de TODO lo bueno y lo malo a Dios? Es como si pensásemos que conocemos tanto la voluntad de Dios como lo que sería lo mejor para la situación que vivimos u observamos. Nos sentamos a esperar que Dios haga lo correcto, lo que sabemos que tiene que hacer, del modo que tiene que hacerlo, y si no lo hace, le criticamos.

Pero Dios puede ser como los padres, que tienen la principal tarea de proveer lo necesario a sus hijos, pero ellos no pueden ir a la escuela a aprender por ellos porque nadie aprende en cabeza de otro. Si vemos a Dios como ese padre, entonces podríamos decir que Dios tiene tareas importantes, pero nosotros debemos ir a la escuela a aprender, hacernos responsables de nuestras propias tareas y de las decisiones que tomemos con relación a lo que sea necesario.

Hay un aspecto complejo en el ser humano y es que cambiamos de idea, gustos e intereses muy rápido. Yo puedo estar pidiéndole a Dios encontrar a una persona en este instante, pero si pasan algunos meses y no aparece, entonces pienso que Dios me ha fallado, o, en caso contrario, conozco a alguien y un mes más tarde ya no me gusta, y vuelvo a rezar para que otra vez Dios mueva todo el Cosmos porque la primera persona que me mandó “no era la que necesitaba”; es decir, Dios “siempre tiene la culpa de algo”. ¿Te imaginas que Dios moviera todo el Cosmos cada vez que alguien pide algo, y lo vuelva a mover un mes después porque Él “se equivocó”?

Tú, yo y todas las personas somos, junto a Dios, co-creadores de nuestro presente y la situación que vivimos. Tenemos el poder de crearnos un mejor mundo, el poder de vencer nuestras limitaciones, nuestros miedos, tenemos el poder de la luz que es la vida, tenemos la oportunidad de estar aquí y respirar, tenemos la posibilidad de arriesgarnos y sacar adelante un proyecto en el cual nadie más creía, tenemos el poder de salir victoriosas y muchas veces no lo usamos.

Dios, ¿por qué no haces nada?

Tú vives el mundo que tú misma creas, vives según tú crees, vives según cómo lo vives y cómo asumes tu propia responsabilidad en tu vida. Podemos estar en consonancia con el Universo y esperar sus señales, pero la responsable de tu vida eres tú misma. Dios puede darte oportunidades, pero debes ser responsable de lo que pides y de lo que estás creando para ti y las personas que te rodean. ¿Te has sentado a reflexionar que cuando pides que alguien llegue a tu vida con la que comenzar una relación de pareja, no es solamente ese alguien quien llegará? Con esa persona vienen muchas otras que están vinculadas también, ya sean sus familiares, amigos, etc. Cuando pides para que llegue esa persona, le estás pidiendo que te acerque a todas esas personas. Cuando creas algo, estás provocando cambios y eres responsable de ello.

En el fondo no se trata de que Dios te falló, se trata de que debes vivir en el momento presente y efectivamente, vivir responsablemente. Entonces, ¿te gusta alguien? díselo. ¿Tienes un proyecto? Hazlo. ¿Necesitas pedir perdón? Ve. ¿Quieres decirle a alguien que te gusta? Ve. ¿Quieres comenzar una nueva profesión? Hazlo… el momento para vivir es el aquí y el ahora. Lo único que necesitas para hacer las cosas es estar viva, y si puedes leer esto es porque lo estás, entonces ¿qué esperas?

No necesitamos decir: “Dios… ¡Haz lo que te digo!”, lo que necesites hazlo tú misma. Y si esto es muy grande y no lo puedes hacer, entonces pídelo con la certeza de que ya está concedido. Dios no abandona, pero vamos a dejar de echarle la culpa de todo y comencemos a ser lo que somos: co-creadores de nuestra propia realidad y situación personal, vamos hacer nuestra tarea y la haremos bien porque nos guía la sabiduría infinita que nace en nuestro interior, en ese interior donde siempre ha estado Dios.

© Autor: Waldylei Yépez.

Oración pidiendo a Dios

Acerca de Waldylei Yépez

Waldylei Yépez, joven escritora Venezolana. Siempre escribe desde un punto de vista muy cercano y personal... que llega al corazón.

También te podría gustar

Empezar de cero

¿Cuánta ilusión nos produce iniciar un proyecto? ¿Cuánto entusiasmo podemos ponerle a esa nueva idea …

3 comentarios

  1. Excelente tema, papá Dios nos ama, nos protege, nos prevé, de muchas cosas que a simple vista no le damos la importancia que tienen, tan solo despertar y ver el nuevo día, con el sol brillar es tan maravilloso que cada vez que despierto digo gracias oh Dios por ser tan bueno y misericordioso, tan solo te pido que me des sabiduría y valor para enfrentar la vida y salir adelante por mi propio bien y el de mis hijos te quiero papá Dios, cuídame, protégeme y guíame. Amen.

    • MI MUY QUERIDA AMIGA ARENA.
      Hermoso “verte” de nuevo en primera fila, esta vez como en muchas ocasiones, has llegado oportunamente a la apertura de este nuestro tema, que nos ha traído nuestra amiga Waldylei Yépez, por lo que te damos las gracias.

      Ni más ni menos mi amiga, Dios Jehová, el gran proveedor, quien perdona y nos guía por el mejor camino, siempre he pensado que nos ocupamos de cosas más insignificantes en la vida y nos olvidamos de lo verdaderamente importante, nada mejor que disfrutar el día a día y empezarlo con un gracias, palabra tan sencilla y fácil de pronunciar son embargo muchas veces olvidamos decirla, lo importante es como dice nuestra amiga Waldylei, pedirle a Dios Jehová y darle las gracias por darnos la capacidad de luchar por lo que queremos, gracias mi amiga por tu presencia en nuestro portal de amor.

      Amiga siempre:
      Amanecer cautiva.

  2. Una disculpa, no se como sucedió, tal vez fue sin querer, pero me apareció que tengo bloqueada la pagina… NO FUE MI INTENCION.. ya que sigo con frecuencia los artículos, aun yo misma compartí alguno. Espero ya esté activada de nuevo y seguimos participando.. Gracias!

Comenta, tu opinión también es valiosa: