rencor

Escojo cuidar de mí, ser feliz

Escojo cuidar de mí, ser feliz

Hay personas, a veces amigas, que no aportan nada bueno a nuestras vidas.
Son personas que sólo saben criticar y ver lo malo en los demás. Personas llenas de rabia, rencor y envidia.

No nos conviene estar junto a personas así.

Debemos buscar nuestra felicidad, ver la vida de forma positiva, y si pasamos tiempo con estas personas nos acabarán contagiando y amargando.

Yo decido ser feliz, tener amistades que aporten a mi vida y no que me estén restando. ¿Y tú, qué escoges?

Leer…Escojo cuidar de mí, ser feliz

Tras el divorcio, vivir con rencor es malgastar el corazón

Cómo vivir sin rencor después del divorcio

Con el divorcio no sólo llega el fin de una relación y la solución a un matrimonio roto que sólo se hacía daño el uno al otro… También llega la rabia, la confusión y el dolor por la traición. A veces este sentimiento es tan grande que se llega a desear la muerte del ex, a quien se culpa por haber destruido el hogar, la familia, y esperanzas de una vida satisfactoria.

Leer…Cómo vivir sin rencor después del divorcio

El arte de dar y pedir perdón

El arte de dar y pedir perdón Toda persona, no importa la edad, condición física o social, necesita relacionarse con los demás.

Contar con apoyo es algo que nos hace bien, pero también puede suponer motivos de conflicto y desacuerdo que provoquen sentimientos negativos tales como el rencor, el orgullo o dar el primer paso para una reconciliación, cuando esta es posible.

Leer…El arte de dar y pedir perdón

Juzgar sólo le corresponde a Dios

¿Juzgar? Sólo le corresponde a Dios

Juzgar El tiempo pasa, y mientras tanto vivimos con sufrimientos, incluso a causa del amor, del desamor, de las infidelidades y traiciones que nos hacen vivir con amargura en los labios…  Hasta llegamos a odiar al viento que nos despeina el cabello, vivimos una constante inseguridad ante la vida, y desconfiamos de todas las cosas que giran a nuestro derredor…

Me doy cuenta de la tristeza que encierra cada ser humano cuando las cosas no marchan bien en el hogar o en la vida misma… y es bajo esas circunstancias que dejamos salir de nuestros labios el rencor marcado que nos hace crucificar el sentir de cada quien o cada cual…

Leer…¿Juzgar? Sólo le corresponde a Dios