perdón

Día del Padre: perdonar a papá

¿Ya sabes cómo vas a celebrar a papá? Perdonar a papá puede ser una excelente ida. Este Día del Padre llega en un contexto histórico excepcional. Es una fecha muy importante para celebrar al hombre de la familia, de la casa; al proveedor de recursos y límites; al superhéroe que siempre hace lo imposible para esconder sus debilidades y darnos lo mejor.

Leer…

Tras el divorcio, vivir con rencor es malgastar el corazón

Cómo vivir sin rencor después del divorcio

Con el divorcio no sólo llega el fin de una relación y la solución a un matrimonio roto que sólo se hacía daño el uno al otro… También llega la rabia, la confusión y el dolor por la traición. A veces este sentimiento es tan grande que se llega a desear la muerte del ex, a quien se culpa por haber destruido el hogar, la familia, y esperanzas de una vida satisfactoria.

Leer…

Perdonarnos para poder perdonar

Si tu relación de pareja está pasando por un mal momento, si las cosas están que se rompen y sientes que es tu culpa…

No te culpes, no es tu culpa. En todo caso, es de ambos, la relación es cosa de dos.

No te castigues más, libérate de la carga de la culpabilidad y perdónate a ti misma.

Sonríe, tienes una nueva oportunidad de arreglar lo que esté roto, háblalo y lucha por lo que quieres.

Leer…

La infidelidad, ¿se perdona?

La infidelidad, ¿se perdona?¿Se puede perdonar una infidelidad? ¿Puede todo seguir igual que antes, como si nunca hubiese pasado, si hay un arrepentimiento sincero y un perdón verdadero?

Perdonar se puede perdonar… pero nada nunca será igual que antes, porque lo que antes hubo se rompió. La infidelidad supuso un cambio que no se puede borrar y sea como sea nos llevará a volver a comenzar… a solas o en pareja.

Leer…

Te perdono, pero no deseo regresar a ti

Nos hacen daño pero no es fácil dejar de amar. Aun así, aprendemos a reponernos y salir adelante, incluso perdonando a quien nos lastimó.

Pero perdonar no es sinónimo de regresar. El perdonar significa que dejamos ir nuestros dolores, pero no contiene una cláusula de permanencia que nos obligue a regresar con nuestros verdugos.

Leer…