Pequeñas soluciones para los grandes problemas del día

© | |

  •  
  •  
  •  
  •  

Cada día vivimos una nueva vida… si nos lo planteásemos así, tal vez nos animaríamos a hacer algo diferente en lugar de aborrecer la vida que tenemos.

Tiempo perdido:

Si tomases conciencia de lo imprevisto de la vida, ¿perderías tanto tiempo en cosas que no aportan nada ni llevan a ningún sitio? ¿en corajes superficiales? ¿en chismes? ¿en dimes y diretes? Por supuesto que no, pero la cabeza te hace creer que siempre habrá tiempo para todo lo que quieres, y por lo tanto te das el gusto de postergar las cosas importantes de tu vida.

Damos la importancia a lo que no lo merece:

Te distraes a menudo con lo cotidiano, con lo sin sentido, lo que no requiere esfuerzo; con las noticias de moda, con los olvidos de tu marido, o los deberes de los niños… Sé que piensas que tienes una vida dura o difícil. Es cierto que así lo sientes, pero no es cierto que debas vivirlo así. Podrías hacer lo contrario, y comenzar a hacer un oasis con lo que tienes, un paraíso con tus conocidos, incluso si quieres ellos podrían ser los monos y tu la reina de la naturaleza.

Enfócate en algo que te haga bien:

Lo cierto es que el modo en el que te despiertas te predispone al resto del día, porque desde tu primera actitud te predispones al modo en el que verás las cosas el resto del día. Según cómo te sientas por dentro, así lo acabarás exteriorizando, y todo lo que suceda en el día será un reflejo de ello. Si por ejemplo te enfocas en cosas negativas, no es de extrañar que te pases el día encontrando motivos para quejarte.

¿Qué tal si por un mes haces algo diferente?

Despierta y sonríe, con una pronunciada sonrisa que eleva tus mejillas y a la vez despierta tu piel y músculos tensores del rostro. Inhala y exhala, toma y entrega, recibe y da.

Procura encontrar motivos para estar agradecida. Por 30 días, procura encontrar 10 cosas al día por los que merezca la pena sentir agradecimiento. Eres bendecida, entérate por qué; busca esos motivos y reconócelos.

Busca motivos por los que sentir agradecimiento

Un ejercicio motivacional:

Es bueno estirarse un poco, hazlo ahora, abriendo brazos y piernas como si fueses una hermosa X. Con una pierna en el aire ya estás lista para poner el primer pie en el suelo, así que concentra tu energía en algo bello, ¿qué quieres para hoy? ¿Paz? ¿Amor? ¿Quietud? Decide una cosa que te gustaría ver hoy, y con un deseo, mientras pones el pie en el suelo, comprométete a buscar eso en el día de hoy.

Ya estás de pie, con la firme convicción de que tienes un maravilloso día por delante, porque lo has pensado primero, y todo comienza en el pensamiento.

Tarea de higiene personal:

Aprovecha el momento para pronunciar algún decreto que te movilice, los decretos comienzan con el “YO SOY”, por ejemplo…

YO SOY ABUNDANCIA DE LO MEJOR,
YO SOY AMOR,
YO SOY PROSPERIDAD,
YO SOY PAZ,

YO SOY ALEGRÍA,
YO SOY RIQUEZA,
YO SOY SALUD,
YO SOY LUZ,
YO SOY ARMONÍA,
YO SOY VALOR.

Cuando ya termines y estés lista para ir a tus tareas cotidianas, saldrás con energía renovada, inspirada y con el poder de hacer de tu día un gran día.

© Autor: Chuchi Gonzalez
Copyright 13 julio 2020 – www.TodaMujerEsBella.com

¿Qué te gustaría sentir hoy?

  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Reconoce la mujer que eres

Comenta, tu opinión también es valiosa: