Inicio > Sentimientos > Soledad (página 5)

Soledad

Ningún amor es solución al vacío interior

  Cuando estamos solas tendemos a un error común: pensar que cuando llegue el día en que encontremos amor, al fin podremos ser felices. Nada ni nadie podrá llenar el vacío de nuestro corazón si no somos capaces de llenarlo nosotras mismas. Ámate a ti misma, busca la felicidad en ti misma, no en los demás. Tú felicidad no depende de ningún príncipe, depende de ti misma.

Seguir leyendo »

Estoy sola, pero soy una mujer completa

Muchas veces damos importancia a las cosas incorrectas. A veces parecemos creer o insinuar que quien tiene pareja es una persona más completa que las que no. Que nosotras, si estamos solas, no estamos realizadas como mujeres y valemos menos. El valor que tú tienes viene de ti misma, no de los demás. Aunque estés sola eres valiosa, eres capaz y eres una gran mujer. Tú, tal como eres, puedes ser una mujer completa.

Seguir leyendo »

Quedé sola y no es problema

Tras la separación, al quedar solas comenzamos una nueva etapa en nuestras vidas: Una etapa que podemos dedicarnos a nosotras mismas, a disfrutar de la libertad recién recibida, a hacer cosas que alegran nuestras vidas… Si te das cuenta, el mundo no se acaba por quedarnos solas. Otro mundo se nos abre, otro horizonte se vislumbra y nuevos modos de ser felices se nos presentan… Quedar solas no tiene porqué ser problema.

Seguir leyendo »

Soledades compartidas

Tenemos pareja, pero nos sentimos solas. Muchas mujeres nos encontramos en relaciones que no nos llenan, es triste, pero es algo común. Para encontrar la salida a esta situación, lo primero será crecer en amor propio, aprender a valorarnos y reconocer nuestra situación.

Seguir leyendo »

No creo en el amor

Lo hemos escuchado, lo hemos pronunciado, lo hemos creído o lo creemos ahora… es frecuente escuchar “ya no creo en el amor”. Nos rompen el corazón, nos traicionan, nos fallan, juegan con nosotras o nos quieren por intereses… y perdemos la fe en el amor. Pero el amor sí existe, unas veces se rompe o se entrega a la persona equivocada… pero si de momento nos rehúye, puede que algún día lo vivamos también.

Seguir leyendo »

El divorcio no es el final del amor

Tras el divorcio acabas quemada y por un tiempo no quieres saber nada más de hombres… pues después de todo, es mejor estar solas que mal acompañadas. Pero, ¿verdad que mejor aún sería estar bien acompañadas? Somos mujeres, somos valiosas y merecemos un buen amor a nuestro lado. Podemos tenerlo.

Seguir leyendo »

¿Estamos preparadas para el matrimonio?

A veces parece que las mujeres estamos en constante competencia con los hombres, intentando ver quien tiene la razón, quien manda en la casa y quien es mejor. Pero si pretendemos llegar a tener un buen matrimonio, tendremos que dejar la soberbia a un lado y aprender a ser tolerantes, intentando comprendernos y adaptarnos el uno al otro. También tendremos que ser capaces de comprometernos mutuamente para sostenernos y apoyarnos cuidando el uno del otro y siendo a la vez los mejores amigos.

Seguir leyendo »

Eres mujer, no vivas resentida

No merece la pena vivir reprimidas recordando el pasado, las veces que nos dañaron y lo solas que nos sentimos… Somos mujeres, si confiamos en nosotras mismas podremos salir de la soledad que que ahueca nuestro corazón. Tenemos sobrada capacidad de levantarnos, renacer y volver a ser felices. ¡Hagámoslo, no vivamos resentidas por el pasado!

Seguir leyendo »

Kilos de soledad

Cuando la soledad llega a nuestras vidas, no viene sola: viene acompañada de tristezas, decepciones, lágrimas, llantos, desánimo… ¡y de unos kilos de más en el cuerpo! No nos dejamos estar, no calmamos las tristezas con dulces, que luego, para empeorar las cosas, pasa lo que tiene que pasar… Tenemos que ser inteligentes, no dejarnos llevar por el desánimo, cuidarnos y mimarnos… no dejemos que la soledad nos tenga sufriendo más tiempo del necesario.

Seguir leyendo »

El miedo a que se repita la historia

Tener una mala experiencia en el amor no quiere decir que todas las relaciones tengan que ser iguales. Un hombre puede haberte defraudado, incluso dos o tres… pero aunque lo parezca, no todos son iguales. Deja atrás el miedo a que la historia se repita, eso sólo te impide crecer y disfrutar de lo bueno que la vida puede ofrecerte. Anímate a darte una nueva oportunidad, vive el presente, la vida es ahora y para disfrutarla hay que tomar riesgos.

Seguir leyendo »

No huyo del amor, ¡pero lo parece!

No huyo del amor, ¡pero lo parece!

Hay mujeres que pareciera que huyésemos del amor, pero anhelamos ser amadas. Lo que pasa es que nos cuesta perder nuestra libertad, tememos los sacrificios y compromisos que vienen con el amor… Si siempre nos encontramos huyendo y rechazando oportunidades, tal vez debamos plantearnos qué es lo que nos ha llevado a ver el amor como un yugo de obligaciones.

Seguir leyendo »

¿Por qué tengo mala suerte en el amor?

Una mala relación la tiene cualquiera, un príncipe azul que te sale rana también… Pero cuando siempre pasa lo mismo no es que se tenga mala suerte en el amor… es que se está siguiendo un patrón y escogiendo mal a quien entregar el corazón. Eres mujer, fuerte, valiosa e inteligente: No caigas otra vez en lo mismo, tú puedes mejor que eso, ¡eres mujer!

Seguir leyendo »

Mujeres bonitas e independientes… ¿por qué estamos solas?

Mujeres bonitas e independientes… ¿por qué estamos solas?

Hay mujeres que hemos aprendido a valorarnos y valernos por nosotras mismas. Cuando nos conocen causamos buena impresión, atraemos miradas y halagos, pero estamos solas y sin pareja. Nos preguntan “¿por qué estás sola?” y no sabemos qué responder, ni nosotras mismas lo entendemos. No renunciemos a ser quien y como somos, si somos pacientes y auténticas el amor llegará. No sacrifiquemos nuestra integridad por el abrazo de quien no nos valora en plenitud.

Seguir leyendo »

¿Cuándo llegará el amor?

¿Cuándo llegará el amor? ¿Por qué tarda tanto en llegar? ¿Acaso no merezco ser amada? ¿Acaso no soy lo suficientemente buena? Para tener un buen amor, uno fiel y verdadero, no hay que desesperarse y volverse impacientes. Espera con tranquilidad y fe, el día llegará. Mientras tanto, no es tiempo perdido: es tiempo en el que aprendemos, maduramos y crecemos para convertirnos en las valiosas mujeres que puedan tener la pareja correcta.

Seguir leyendo »