Luna

Es cierto que el amor nos juega malas pasadas… ¿Pero qué sería de nuestra vida sin el amor? ¿Acaso valdría la pena, sin amar, amarse y sentirse amadas alguna vez?

Amar, amarse y sentirse amadas…

A esta vida hemos venido a cumplir tres funciones fundamentales: A ser felices, a aprender lo máximo posible, y a entregar lo mejor de nosotras mismas.

¿Qué pasaría si hoy fuera el último día de nuestras vidas? ¿La última vez que ves a un ser querido? ¿Si estas palabras que estás pronunciando fueran las últimas compartidas? ¿Qué recuerdos crees que te traerá la mente llegado el momento? ¿Cuál sería entonces el orden de tus prioridades?

Leer…Amar, amarse y sentirse amadas…

Cómo hacer tus sueños realidad

¿Qué crees que ocurriría si alguien te dijese al oído que todos tus sueños se harán realidad?

Probablemente sentiríamos el mismo alivio que cuando nos liberamos de una pesada mochila tras un largo y duro viaje. La vida se tornaría más liviana. El corazón se sosegaría. Empezaríamos el día sintiéndonos tranquilas y agradecidas por lo que ha de venir. El futuro empezaría a vislumbrarse con una claridad inusualmente extraña, a la vez que exultante. El presente se viviría con total intensidad…

Leer…Cómo hacer tus sueños realidad

Aunque soy bonita, no me siento sexy

Aunque soy bonita, no me siento sexy

No hay mujer más atractiva que la mujer que se ama.

Cuando se dice que la belleza está en el interior, muchos serán los que sonrían y piensen con cierto sarcasmo que la que no es guapa tendrá que contentarse al menos con ser buena persona. La vida parece más sencilla cuando se tiene una cara bonita, una figura proporcionada y una melena y sonrisa de anuncio. Una buena materia prima es un gran punto de apoyo, eso es cierto, pero no es suficiente. Recordemos si no el buen refrán que dice: La suerte de la fea, la bonita la desea.

Leer…Aunque soy bonita, no me siento sexy

¿Quién dijo problemas? Son sólo retos

¿Quién dijo problemas? Son sólo retos

Problemas, problemas y más problemas. Nos acechan desde cualquier parte, nos buscan, nos retan y nos cansan. Acaban con nuestras fuerzas y con nuestra paciencia. La mente se bloquea, la fe se quiebra y el mundo alrededor se convierte en una fosa oscura, pantanosa y maloliente. La luz que asoma a nuestras cabezas se muestra lejana e inalcanzable. De nuevo esa sensación de decepción tan conocida comienza a florecer… demasiado bonito para que durase.

Leer…¿Quién dijo problemas? Son sólo retos

Las amigas son un tesoro que hay que cuidar

Las amigas son un tesoro que hay que cuidar

Hablemos de nuestras amigas: Esas amigas que nos acompañan a la largo de todo el camino. Amigas del alma, amigas de siempre, amigas de la madurez, amigas que fueron, las que un día lo parecieron y las que aún están por llegar. La amistad es un tesoro sagrado, lleno de bendiciones e imborrables momentos compartidos que hay que cuidar con esmero y agradecimiento. La amistad, si es sincera, es un regalo de valor incalculable.

Leer…Las amigas son un tesoro que hay que cuidar

Anímate a vivir, sentir y dejar de pensar.

Ha llegado el momento de vivir, sentir y ser feliz

Ha llegado el momento de confiar ciegamente en nosotras mismas, de valorar nuestras aptitudes, de vivir sin preocuparnos de qué hacer o no hacer…

Ha llegado el momento de soltar el miedo que nos angustia, de vivir disfrutando del precioso momento presente que la vida nos regala, y de hacerlo con todo el amor que sabemos dar.

Leer…Ha llegado el momento de vivir, sentir y ser feliz

Ser feliz a pesar de las dificultades, sueños rotos e ilusiones perdidas

La vida me ha enseñado la más hermosa de las lecciones: de cada semillita plantada con amor siempre nacerá el fruto más hermoso.

Todo aquello que hacemos desinteresadamente, todo lo que nace desde lo más profundo de nuestro ser, todo aquello que disfrutamos por el mero hecho de hacerlo y todo lo que es verdaderamente auténtico acabará dando sus frutos.

Leer…Ser feliz a pesar de las dificultades, sueños rotos e ilusiones perdidas

¿Desmotivada en el trabajo? Aprende a amar lo que haces

Otro día más. El despertador suena, y tu cuerpo, cansado, se resiste a afrontar otra larga jornada más en la oficina. El estrés y el caos te dan los buenos días. Te sientes desanimada y hastiada, pensando en papeles desordenados, cuestiones sin resolver, el sonido insistente del teléfono, objetivos aún sin cumplir…

Leer…¿Desmotivada en el trabajo? Aprende a amar lo que haces