7 consejos para tu primer día de madrastra

© | |

  •  
  •  
  •  
  •  

¿Madrastra primeriza? ¿Nervios porque vas a estar por primera vez ejerciendo de madrastra a cargo de tus nuevos hijastros? ¿Cómo no meter la pata y conseguir que te acepten y todo salga bien?

Aquí tienes 7 ideas para que el primer día a cargo de tu hijastro o hijastra sea un éxito: qué hacer (y qué no hacer), cómo prepararlo para reducir la ansiedad y evitar problemas, y cómo establecer la comunicación con él o ella.

Cuando formamos una familia con un hombre que ya tiene hijos o hijas intentamos retrasar todo lo posible el momento de quedarnos a cargo de ellos. Primero queremos forjar una relación de confianza con ellos, sentirnos aceptadas, conocerlos un poco más… Pero la vida no espera y ese temido momento llega siempre antes de lo esperado. ¿Cómo afrontar el primer día a cargo de tu hijastra o hijastro?

Ser madrastra requiere una mujer especial

7 consejos para tu primer día de madrastra:

1. Actividades juntas

Si tienes tiempo para planificarlo un poco, prepara una actividad que le pueda gustar y que consista en hacer algo juntas. Las situaciones cara a cara como ir a comer siempre son más tensas. En cambio, preparar una tarta, hacer una manualidad, ir al cine, ir a la biblioteca o montar en bici os permite estar juntas pero focalizando vuestra atención en algo ajeno a la relación, que seguramente todavía es inmadura. Es más fácil que la situación sea distendida y además así empezaréis a crear recuerdos bonitos juntas.

2. Evita previsibles conflictos

Por ejemplo, si para tu hijastra o hijastro comer es un problema, prepara algo que sepas seguro que le gusta, o habla con tu compañero y planead este primer momento madrastra-hijastra para que no coincida con la hora de comer.

3. Evita poner normas

¡A nadie le gusta pensar en una madrastra mandona! Lo más probable es que la niña o el niño todavía no te reconozca como figura de autoridad. No trates de disciplinar ni poner normas, y menciona las que suelen funcionar en casa sólo si es imprescindible. Por otro lado, pídele las cosas por favor como harías con un adulto y si hace algo que no te gusta, expresa ese límite en un lenguaje personal. Evita frases normativas como “no puedes dejar los juguetes tirados” y sustitúyelas por expresiones que indiquen claramente lo que tú quieres “quiero que recojamos los juguetes juntas, ¿me ayudas por favor?”. No entres en luchas de poder, si no quiere recoger que no recoja. Este tipo de comunicación es más fácil de aceptar para un niño o adolescente y además así permites que te vaya conociendo.

4. Cariños y confidencias

De la misma manera que puede no estar preparada para aceptarte como madrastra y figura de autoridad, también puede no estarlo para recibir muestras de afecto o hacerte confidencias. En este tema deja que él o ella lleve la voz cantante: si espontáneamente te da un cariño o te cuenta algo personal, acoge esa muestra de afecto y respóndele, pero si no, mantén una distancia cordial.

5. Ve un paso por delante

Si es un niño o niña pequeño, normalmente necesitará saber con anticipación lo que va a ocurrir para poder hacerse a la idea. Es bueno que su padre le avise con unas horas de antelación de que se va a quedar a tu cargo, le diga si será poco o mucho rato y le deje claro lo que espera de él o ella. En el momento de decírselo lo mejor es que estés al lado de tu compañero y que él evite frases impositivas como “tienes que hacer caso a lo que te diga… como si te lo dijera yo”. En vez de eso puede explicarle “hoy tengo que marcharme un rato por trabajo (o lo que sea), pero estará… para cuidarte. Yo confío en ella, y quiero que tú también lo hagas y le pidas lo que necesites. Cuando vuelva haremos… juntos”. Entonces puedes intervenir tú anunciándole el plan que hayas pensado. No hace falta que le des muchas opciones porque puede desconcertarle. Simplemente plantéaselo de forma atractiva y por supuesto ten un plan alternativo por si ves que el primero no le gusta nada.

6. Prepara meriendas y aperitivos

Si no tienes hijos propios quizás no eres consciente de hasta qué punto el hambre o la sed pueden desencadenar grandes dramas, incluso en niños de 8 o 9 años (aunque a ellos les cueste darse cuenta de ese es el motivo de fondo). Para evitar el desastre ten preparados tentempiés y agua, y trata de que no se te pase la hora de la merienda. Sé una madrastra atenta.

7 . Ser madrastra también es bonito, ¡disfruta!

A veces las madrastras estamos tan preocupadas por gustar y hacer las cosas bien que nos olvidamos de lo más importante: ¡disfrutar el momento! Confía en ti, perdónate por las cosas que no salgan bien y céntrate en vivir esa relación que está naciendo entre tu hijastro o hijastra y tú.

© Autor: Berta Capdevila
en calidad de Invitada Especial.

¿Has escrito algo bueno que crees que podríamos publicar en Toda Mujer es Bella? –¡Envíanoslo, nos gustará leerte!

Una madrastra es más que madre


  •  
  •  
  •  
  •  
Anterior

Es un error tener hijos para salvar la relación

Sabemos lo que no quieres, ¿pero, qué quieres?

Siguiente

7 comentarios en “7 consejos para tu primer día de madrastra”

  1. Sé lo difícil que es estar en esos zapatos y si que se pasa mal cuando uno no es aceptados por los hijos de la pareja. Yo tuve que abandonar una relación porque los hijos varones nunca me aceptaron como padrastro.

    Gracias a Jehová dios porque luego al crecer no fueron unos buenos hijos. Ademas estaban en pasos malos y hasta la cárcel fueron a parar.

    Gracias a nuestra invitada especial Lady Hamlet por tan interesante escrito.
    Un abrazo y un beso para todas en la casita del amor..José

    • No me digas que te alegras de que les haya ido mal!!es normal que no te aceptarán!!fíjate que te alegras de que no tengan relación alguna contigo!;anda que tu si querías a la madre no!menos mal que te salió mal!!nadie quiere a los hijos ajenos!!

      • No es que yo me alegre del mal ajeno. Lo expreso porque al que quiere a los hijos ajenos y ellos no quieren a uno. NO les importo el que uno se preocupara por ellos. Solo entendí que querían estar por la libre. Ella perdió un buen esposo y ello a alguien que por lo menos los trataba bien. Ese es el punto..

        Nadie me puede decir a quien o a quien no amar. Ese es el punto. Gracias

        José

  2. Lo siento pero no estoy de acuerdo con el slogan de hoy, UNA MADRASTA JAMAS SERA MUCHO MAS QUE UNA MADRE. Entiendo lo que quisieron plasma pero cuidado, son dos cosas muy diferentes.

    Anonimo

  3. Es cierto una madrastra quiere a los hijos y peor sivesra madrastra es la mujer causante de la separacion de lis padres

  4. Coincido con el comentario respecto al slogan.. Una madrastra jamas sera como una madre por que para comenzar no le importa los hijos de su pareja segundo para ganarselo practticamente le va comprar dejandolo hacer lo que el quiere y eso alteraria la formacion del niño o niña y lo otro si un padre se lleva a su hijo es para que el este con sus hijos no para que la otra peetenda ser la madre que no es

  5. Si estoy de acuerdo con el mensaje, porque si Dios nos pone en una posición de estas, es para ocupar el lugar que alguien no supo valorar. Y si lo hace con amor sincero, entrega y se esfuerza en el bienestar de aquel ser. Merece llamarse Padre o Madre.

Comenta, tu opinión también es valiosa: