Inicio > Archivo de etiquetas: controlador

Archivo de etiquetas: controlador

Mujeres controladoras

No es que te lo prohíba querido, entre nosotros hay confianza y amor. Pero no aguanto a tu madre, no me gusta que hables con ella, es una pesada que siempre saca los mismos temas... no puedo imaginar que quieras hablar con ella. No vas a llamarla, ¿verdad mi amor?

“¡parece que tu mujer te manda!” “¡Te falta valor para no dejarte manipular!” “¿Por qué se te ve siempre triste?” Por lo general, se habla más de los hombres controladores que de las mujeres que también lo son. Pero lo cierto es que así como hay hombres que controlan cada paso de nuestras vidas, también hay mujeres que lo hacen con sus parejas.

Seguir leyendo »

¿Amor o maltrato?

343

La clave fundamental en una relación que comienza está en el respeto, la confianza y la libertad. En la etapa del noviazgo, muchas veces estos derechos no nos son negados, aunque sí ignorados. El abuso y maltrato siempre empieza de una manera muy sutil, tanto así que muchas veces excusamos el comportamiento del abusivo novio… Es importante abrir los ojos a la verdad y ser valientes para romper una relación destructiva.

Seguir leyendo »

Madres protectoras y obsesivas

jkh.jpg

Las mujeres no nacen con un manual de como ser buenas madres bajo el brazo…. y los hijos tampoco nacen con instrucciones del modo en el que se les debe educar y criar a lo largo de todas las etapas de sus vidas. Como humanas, las madres también podemos ser contradictorias. Tan fácilmente podemos ser protectoras de nuestros hijos como también obsesivas en sus cuidados y formación…

Seguir leyendo »

Cómo vive una mujer controlada

346

“¡No quiero eso!” “¡No me gusta cómo te vistes!” “¿Dónde has estado?” ¡Cuantas veces habremos escuchado esas palabras! Vamos a nuestra historia: Yo era muy feliz, tenía una vida propia, trabajo, independencia, todo parecía irme muy bien, en todos los sentidos, me había criado con unos padres sencillos pero feliz, los domingos era día de reunirse con la familia, mis hermanos, entonces nada parecía hacerme daño.

Seguir leyendo »